Inmodiario

Uno de cada cinco hogares realizó algún tipo de reforma en 2015. En este sentido, el gasto medio por reforma es de 4.464 euros, lo que representa un 51% más desde 2012. La subida se debe a que las reformas que se llevaron a cabo fueron de mayor cuantía, experimentándose un aumento progresivo de la inversión durante los últimos tres años.

Esta situación responde al hecho de que el 61% de primeras viviendas en España se construyeron hace más de 30 años, lo que significa que gran parte de los inmuebles de segunda mano pueden ser susceptibles de ser reformados. Además, la compraventa de viviendas de segunda mano aumentó un 11,4% en junio en relación al mismo mes de 2015, sumando un total de 38.845 operaciones, su mayor cifra desde enero de 2013.

Si se establece una comparativa, la tipología de la vivienda que se adquiere va en función de las características de cada comprador. El precio medio del metro cuadrado en vivienda de segunda mano es de 1.555 euros y, dada la escasez de solares disponibles para edificar nueva vivienda en los núcleos urbanos, los pisos de segunda mano gozan de una mejor localización.

Además, su adquisición conlleva pagar un Impuesto de Transmisión Patrimonial (ITP) de entre el 6% y el 10% sobre el precio de venta reflejado en la escritura pública de compraventa, salvo que el valor comprobado por Hacienda sea mayor, en cuyo caso el expresado porcentaje se aplicará sobre el valor comprobado por la Agencia Tributaria. El porcentaje del impuesto dependerá de la comunidad autónoma en la que se realice la operación.

Por su parte, la vivienda nueva es más cara, alcanzando un precio medio de 2.052 euros/m2. Por tratarse de una "primera entrega de vivienda", a su precio se tendría que añadir el pago del 10% de IVA sobre el valor de la escritura del inmueble y del garaje, si lo hubiese. No obstante, la vivienda nueva suple sus carencias de localización con las que ofrece la nueva construcción, tales como nuevas calidades, zonas comunes y la eficiencia energética de las instalaciones.

donpiso es la empresa decana del sector de la intermediación inmobiliaria en España. Fue creada en 1984 en Barcelona. Actualmente cuenta con una importante red de oficinas en progresivo crecimiento en las principales ciudades del país y un volumen de negocio que le ha permitido intermediar propiedades por valor de más de 500.000.000 de euros en el último ejercicio, posicionándose así como una de las redes inmobiliarias más importantes del país, con un importante volumen de ventas y con excelentes índices de satisfacción. La empresa ofrece servicios de compra-venta, alquiler y reformas, y cuenta con una plantilla de 296 trabajadores.