Inmodiario

Madrid. La incertidumbre ha cobrado peso respecto a principios de año, como uno de los principales factores que pueden limitar las decisiones de inversión. Para la mayoría de los expertos la falta de operaciones no se debe a que el mercado inmobiliario sea ilíquido sino a un problema de ajuste de precios, aunque también influye la caída de muchos operadores y del número de posibles compradores.

En cuanto a la tipología de inversores, de acuerdo con lo recogido en el segundo barómetro elaborado por la tasadora Tinsa y la consultora IPD, se destaca que los inversores institucionales extranjeros tienen poca probabilidad de volver al mercado español hasta que no vean una estabilización en los valores de mercado, que de momento siguen bajando. Por otro lado el Barómetro destaca como los ‘family offices’, ya presentes en 2011, permanecerán en el Top 3 de los inversores más activos en 2012 y señala como a corto plazo la inversión seguirá en manos de inversores nacionales.

En relación a los ‘rendimientos’, de manera general los panelistas esperan un ‘rendimiento’ del 6,1% para los edificios de oficinas de Madrid. Los activos logísticos presentarían un ‘rendimiento’ de 8,3% a finales de 2012 y los centros comerciales prime del 6,8%, lo que supone un aumento respecto a los estimados a principios del año, del 4 y del 3% respectivamente.

El 75% de los panelistas estima que la financiación al sector inmobiliario no se normalizará antes del 2015 y que las medidas adoptadas por el gobierno, como la creación del banco malo, tendrán un impacto moderado en la fluidez del crédito.

Las estrategias de los inversores para 2012 reflejan el desolador contexto económico, con una bajada drástica de los volúmenes de inversión previstos por no hablar de una paralización de la inversión. Esta incertidumbre económica hace que los inversores muestren preferencia por activos con rentas garantizadas, como las oficinas en Madrid CBD y los locales ‘prime’.

Al mismo tiempo, según estos inversores, si que se observa una disposición a vender, deshaciéndose principalmente de activos de residenciales y de oficinas en las zonas periféricas, con mayores niveles de riesgo.

Más información: Informe completo.