Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 PEKÍN, 25 Oct.    El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, afirmó hoy que confía en el trabajo de las instituciones europeas para que España pueda acudir finalmente a la cumbre financiera del 15 de noviembre en Washington y, además, se mostró convencido de que "España tiene que estar" en esa cita "en el formato que sea" porque, según el presidente del Ejecutivo, "tiene mucho que decir, y lo va a decir". Además, insistió en que como país "serio" debe continuar demostrando que tiene "un sistema financiero serio". En rueda de prensa en Pekín, Zapatero aclaró que la presencia o no de España no se deberá a las amistades mayores o menores con el presidente de EE.UU., George W. Bush. Por otro lado, Zapatero logró alcanzar el apoyo del presidente chino, Hu Jintao, para respaldar la presencia española en la cumbre de líderes.

   En el marco de la séptima cumbre Asia-Europa, Zapatero ha expresado su confianza en que España pueda participar en la reunión de líderes que se celebrará en Washington en noviembre. Según el presidente, "España tiene que estar" porque "tiene mucho que decir, y lo va a decir". En este sentido, se mostró confiado del trabajo que vayan a desarrollar "las instituciones europeas" para lograr que Zapatero pueda estar en el grupo de los líderes mundiales el 15 de noviembre.

   Además, aseguró que la posición que España pretende alcanzar no es caprichosa, ni se debe a que el Gobierno tenga "más o menos ganas de estar en uno u otro cónclave", sino a que nuestro país tiene algo que aportar como país "serio" que "ha demostrado tener un sistema financiero serio". El presidente se mostró firme en sus convicciones, y aseguró en rueda de prensa en Pekín: "sin alharacas, sin hacer nada extraño, sólo con argumentos, con razones, defendemos que nuestra voz cuente y le puedo asegurar: va a contar".

   También se refirió a las razones por las que, de momento, España no ha sido invitada a la cumbre. Apuntó que no tiene que ver con la frialdad de sus relaciones con el presidente de Estados Unidos, ya que aunque parece no haber una "amistad mayor" que la que Bush tiene con el ex presidente del Gobierno, José María Aznar, lo cierto es que aquélla no sirvió a España para estar en ninguna reunión del G8 ni del G20. "Grandes amistades hubo, pero fíjese para qué sirvieron", concluyó Zapatero.

   CHINA RESPALDA A ESPAÑA

   Durante la cumbre Asia-Europa, Zapatero se reunió con su homólogo chino, Hu Jintao, de quien recibió su apoyo explícito para que España participe en la reunión de líderes en Washington, ya que la crisis internacional es un desafío mundial que requiere una solución consensuada entre todos los actores, y España desempeña un papel importante en la solución de esta crisis, según expresó Hu Jintao al presidente del Gobierno. Previamente, Zapatero había defendido la solidez del sistema económico y bancario español.

   Por otro lado, el presidente del Ejecutivo español expresó en distintas intervenciones durante la séptima cumbre Asia-Europa que la actual crisis financiera no debe hacer olvidar la lucha contra la pobreza y contra el cambio climático. Estas palabras fueron suscritas por la canciller alemana, Angela Merkel, que durante el almuerzo de líderes abogó por convocar una cumbre sobre África a la que asistan países europeos y asiáticos para que la crisis internacional no condene aún más a este continente. El presidente español suscribió esta propuesta, al tiempo que aseguró que el club europeo sólo es útil para el mundo si está unido, y que el modelo de integración de la UE puede servir para todo el mundo.