Editor de InmoDiario.
Inmodiario

BARCELONA, 23 Oct.  El comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, consideró hoy que "la relevancia y la dimensión" de España exigen que esté presente en la cumbre del G-20 que el presidente de Estados Unidos, George Bush, ha convocado en Washington el próximo 15 de noviembre.

   En una entrevista de TV3 recogida por Europa Press, Almunia confió en que España esté finalmente sentada en la reunión, puesto que afirmó que se están produciendo conversaciones entre las instituciones financieras europeas, el presidente de Estados Unidos y las autoridades españolas.

   No obstante, consideró que lo "ideal" no es que España esté bien representada en la cumbre, sino que los países europeos que asistan "tengan una sola voz" para ser más influyentes en las decisiones que se tomen para diseñar las líneas que estabilicen el sistema financiero y la economía mundial del futuro.

   Para el responsable de Asuntos Económicos de la UE, Europa ha aprendido que la respuesta conjunta "es la más eficaz", tal y como demostró la reunión mantenida la pasada semana entre los 27 estados miembros, en la que se acordaron las medidas para reactivar el sistema financiero. El encuentro fue un éxito ante el "fracaso" de la primera reunión del G-4 europeo convocada por el presidente francés, Nicolas Sarkozy, añadió.

   Criticó que el Fondo Monetario Internacional (FMI) "no está preparado" para afrontar una crisis como la actual, tal y como ha demostrado el hecho de que no ha estado "en primera fila" para aportar soluciones.

   "Hay que llevar a cabo una reforma profunda del FMI", señaló Almunia, que consideró que a nivel europeo se debe analizar qué es lo que no ha funcionado bien para revisar y proponer los aspectos a reorganizar en las instituciones financieras mundiales.

NO ANTICIPAR MALAS NOTICIAS

   En cuanto a los efectos de la crisis económica y financiera en el horizonte 2009, Almunia subrayó que todas las previsiones de crecimiento se han rebajado, pero añadió que las previsiones son variables y apostó por "no anticiparse a dar malas noticias".

   A principios del próximo mes aseguró que dará cifras de crecimiento previstas para 2009 y 2010, y añadió que el avance español de 2008 rondará el 1,3 o el 1,4%. "Cuánto antes tomemos medidas y más acertadas sean, menor será el riesgo de entrar en época de recesión", advirtió.

   En cuanto a las medidas "ambiciosas" adoptadas ya por los gobiernos, aseguró que todavía no han alcanzado "todos los objetivos", aunque el camino iniciado es hacia una "rebaja en la tensión" de los mercados. No obstante, señaló que aún se observarán "pasos atrás" como el de ayer en las bolsas.