Editor de InmoDiario.
Inmodiario


   MADRID. El ex vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda Pedro Solbes ha sido nombrado presidente del Consejo de Dirección de la Fundación para las Relaciones Internacionales y el Diálogo Exterior (FRIDE).

   Al asumir el cargo, Solbes representará a FRIDE en foros de alto nivel y ante instituciones políticas, públicas y privadas y aportará sus experiencia y conocimiento a la difusión de las líneas de investigación trazadas por la Fundación.

   Durante un encuentro con la prensa, el ex ministro, que estuvo acompañado del presidente del patronato y fundador de FRIDE, Diego Hidalgo, afirmó que llega a la institución para divertirse, y aseguró que, tras dejar la política activa, podrá hablar "sin restricciones" y pensar libremente sin ningún tipo de ataduras.

   "Cuando estás en un despacho del Ministerio tienes muchas restricciones y muchas veces tu forma de pensar se tiene que amoldar a ellas, pero aquí no hay restricciones y plantearemos algunas cuestiones que seguro serán tachadas de irreales", subrayó Solbes.

   El ex ministro, que bromeó con su fama de hablar muy bajito --no sé si ahora hablaré más alto, pero posiblemente sí más claro, dijo--, destacó que después de más de 40 años de servicio público, le resultaba "atractivo" dedicarse desde la sociedad civil a contribuir a la resolución de problemas internacionales, muy especialmente vinculados a Europa.

   En este sentido, resaltó como temas de "especial interés" la necesidad de Europa de redefinirse en un momento de cambio, así como otros asuntos relacionados con el cambio climático, la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, los límites al proceso de ampliación de la UE, las relaciones con América Latina o el problema de los Balcanes.

"EUROPEÍSTA CONVENCIDO".

   "Soy un europeísta convencido y creo en la construcción europea, que es fundamental que no se haga en detrimento de nadie", reiteró Solbes, tras insistir en que los principios que defiende Europa "valen la pena", a pesar de que hay "fuerzas" que intentan hacerlos "más frágiles".

   Sobre la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, el ex comisario europeo indicó que plantea algunos "interrogantes", dado que se ha creado un tratado constitucional "muy complejo" y no siempre todas las instituciones de la UE tienen los mismos objetivos.

   También se refirió a la Presidencia española de la UE, en el primer semestre de 2010, y señaló que parte de sus prioridades serán consecuencia de la propia "inercia" que condiciona todas las presidencias. Así, destacó que no podrá sustraerse a la puesta en marcha del Tratado de Lisboa, la necesidad de abordar la salida de la crisis o el cambio climático, pero también planteó que deberá abordar temas como la lucha contra el terrrorismo o la política migratoria.

   Sobre el futuro presidente de la UE, cargo de nueva creación,  indicó que le gustaría que tuviera un "fuerte liderazgo" y que, al mismo tiempo, fuera "componedor", si bien eludió pronunciarse sobre nombres concretos. "Nombres hay muchos y a mí no me corresponde ni elegir ni decidir", agregó.

FRIDE, DIEZ AÑOS DE VIDA.

   FRIDE se creó en 1999 y se define como un 'think tank' independiente que busca influir en las políticas sobre temas de paz, seguridad, democratización y desarrollo.

   A lo largo de sus 10 años de vida ha contribuido a la creación en España de otras organizaciones como el Club de Madrid --que reúne a más de 70 ex presidentes y ex primeros ministros de países democráticos de todo el mundo-- o el Centro Internacional de Toledo para la Paz, de mediación y resolución de conflictos.

   La incorporación de Solbes se produce tras dejar la vicepresidencia económica el pasado 7 de abril, cuando fue sustituido en el cargo por Elena Salgado.

   Unos meses después abandonó su escaño en el Congreso como diputado socialista y entre medias fue nombrado presidente de la Junta de Supervisión del Grupo Asesor europeo sobre Información Financiera (EFRAG). A principios del mes pasado, Solbes fue designado también presidente del Foro España-China.