Editor de InmoDiario.
Inmodiario

NUEVA YORK, 22.   El presidente estadounidense, George W. Bush, ha invitado a los dirigentes de los países de G-20, grupo del que no forma parte España, a la cumbre internacional que se celebrará el próximo 15 de noviembre en la zona de Washington para "discutir sobre los mercados financieros y la economía global", según anunció hoy la portavoz de la Casa Blanca, Dana Perino.

   Según explicó, el objetivo de la reunión será "revisar los progresos realizados para abordar la actual crisis financiera, promover un entendimiento común sobre sus causas, y para evitar que se repita, llegar a un acuerdo sobre una serie de principios para reformar los regímenes regulatorio e institucional de los sectores financieros mundiales".

   Estos principios podrán ser desarrollados "por grupos de trabajo para su consideración en cumbres subsiguientes", aclaró la portavoz, dando entender así que la del 15 de noviembre será la primera de varias conferencias internacionales.

   Además, "esperamos que los líderes discutan sobre los efectos de la crisis en las economías emergentes y los países en vías de desarrollo", afirmó la portavoz, tras aclarar que el G-20 "incluye a los países desarrollados y con un mercado emergente claves".

   El G-20 fue creado en 1999 en respuesta a las crisis financieras de finales de los 1990 y al creciente reconocimiento de los países emergentes.

   Sus miembros son los ministros de Economía y los gobernadores de los bancos centrales de 19 países: Argentina, Australia, Brasil, Canadá, China, Francia, Alemania, India, Indonesia, Italia, Japón, México, Rusia, Arabia Saudí, Sudáfrica, Corea del Sur, Turquía, Reino Unido y Estados Unidos. demás, la Unión Europea también es miembro y está representada por el presidente de turno del Consejo y por el presidente del Banco Central Europeo (BCE).

   A los representantes de los 20 miembros se sumarán en el encuentro de noviembre, según indicó Perino, el director gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Dominique Strauss-Kahn; el presidente del Banco Mundial, Robert Zoellick; el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon; y el presidente del Fondo de Estabilidad Financiera (FSF), cargo que actualmente ocupa el presidente del Banco de Italia, Mario Draghi.

   Asimismo, la Casa Blanca espera que la "cumbre también sea una importante oportunidad para que los dirigentes puedan fortalecer los pilares del capitalismo discutiendo cómo pueden mejorar su compromiso con economías abiertas y competitivas así como una liberalización del comercio y la inversión", indicó la portavoz.

   Está previsto que Bush ofrezca una cena en la Casa Blanca a los asistentes a la cumbre la noche antes. La reunión se producirá algo más de una semana después de las elecciones presidenciales estadounidenses, que se celebran el 4 de noviembre.

   En este sentido, la portavoz de la Casa Blanca dijo que se ha informado a ambos candidatos de la cumbre y se prevé que el vencedor pueda hacer su aportación. "Los dos candidatos han sido advertidos de la cumbre y de la intención del presidente de invitar a los líderes (del G-20), y creo que ambos apoyan la idea", aclaró la portavoz.