Editor de InmoDiario.
Inmodiario

MADRID, 20 Oct.  El presidente de la Fundación EuroAmérica y ex ministro de Economía y Hacienda, Carlos Solchaga, advirtió hoy de que las empresas españolas y, especialmente las del sector de la construcción, "pueden verse en la obligación de vender en América Latina para hacer frente a la falta de liquidez en su país de origen".

   Solchaga participó hoy en un encuentro celebrado en la Secretaría General Iberoamericana sobre el impacto de la crisis financiera en América Latina junto con el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI), Michel Camdessus, y el secretario general Iberoamericano, Enrique Iglesias.

   El ex ministro de Economía durante la etapa de gobierno de Felipe González explicó que las balanzas por cuenta corriente de los países latinoamericanos se verán afectadas por la venta de los activos por parte de las empresas extranjeras que necesitan "compensar la falta de liquidez en otros mercados y repartir dividendos".

   Solchaga explicó que los países latinoamericanos se están viendo "contagiados" por la crisis financiera occidental, lo que se traduce en una reducción "a la mitad" de las tasas de crecimiento previstas para 2008. Las perspectivas de crecimiento pasarán del 4% de media a principios de 2008 a niveles medios de entre el 2,8% y 2,5% para finales de 2008 y 2009.

   A su vez, el efecto en la economía real se traducirá en una "disminución de las importaciones de países occidentales y emergentes", por lo que las balanzas de pagos los países latinoamericanos "se van a reducir drásticamente". El déficit actual del 0,3% en la balanza de pagos "podría llegar al 1,6%", afirmó.

REDUCCIÓN DE LA INMIGRACIÓN

   Solchaga advirtió del "rápido" deterioro que podrían sufrir las cuentas fiscales, de la "caída" de las pagos por renta del capital y de la "reducción" de la inmigración hacia los países desarrollados.

   Asimismo, declaró que los bancos latinoamericanos "van a tener pocos problemas de hipotecas 'subprime' o de activos tóxicos", ya que han estado poco expuestos a los riesgos, y el nivel de deuda actual "es el más bajo que hemos conocido".

   "Si los países desarrollados ponen orden y los emergentes mantienen sus tasas de crecimiento puede que, entre finales de 2009 y principios de 2010, América Latina se recupere lentamente y pase esta crisis sin malgastar los esfuerzos económicos que ha realizado en los últimos años", pronosticó Solchaga.