Editor de InmoDiario.
Inmodiario

Ejecutivos de ocho instituciones de Wall Street se someten al escrutinio del Congreso por el uso de los fondos del plan de rescate

   NUEVA YORK, 11 Feb. (del corresponsal de EUROPA PRESS, Emilio López Romero).  Los máximos ejecutivos de ocho de los principales bancos de Estados Unidos acudieron este miércoles al Congreso para defenderse de las crecientes críticas en contra de Wall Street por el uso que han estado haciendo de los fondos del plan de rescate financiero de 700.000 millones de dólares aprobado el pasado octubre por la anterior Administración de George W. Bush.

   En una comparecencia ante el Comité de Servicios Financieros de la Cámara de Representantes, los consejeros delegados de instituciones como Citigroup o Bank of America reconocieron la ira popular que hay en su contra pero defendieron su actuación desde que en otoño pasado recibieron 165.000 millones de dólares del plan de rescate.

   Los altos ejecutivos que se sometieron al escrutinio de los congresistas fueron Ken Lewis, de Bank of América; Vikram Pandit, de Citigroup; Jamie Dimon, de JPMorgan Chase; John Stumpf, de Wells Fargo; John Mack, de Morgan Stanley; Lloyd Blankfein, de Goldman Sachs; Robert Kelly, de Bank of New York Mellon; Ronald Logue, de State Street Corporation.

   Entre otras cosas, aseguraron en sus primeras declaraciones leídas que de no haber obtenido la ayuda el acceso al crédito en estos momentos podría ser incluso más limitado --una de las grande quejas que hay en su contra--, pero insistieron en que el dinero de los contribuyentes no se ha despilfarrado ni ha acabado en sus bolsillos, y se comprometieron a buscar el camino para una reforma del sistema.

SACRIFICIOS

   "Todavía estamos concediendo créditos, y más de lo esperado gracias al TARP (el programa de alivio de activos problemáticos)", afirmó Lewis, consejero delegado de Bank of America, institución que recibió 45.000 millones de dólares del plan del Tesoro. Es más, aseguró que en los últimos cuatro meses de 2008 concedieron créditos por valor de 115.000 millones de dólares.

   La sesión estuvo presidida por el presidente del Comité, el representantes demócrata Barney Frank, quien en varias ocasiones recordó a los líderes de los bancos la "indignación" y "malestar" que hay entre la gente con Wall Street, y les pidió que hagan "sacrificios" para aplacar la "furia, muchas veces justificada", de la población.

   Tanto los legisladores demócratas como los republicanos les preguntaron por el uso que han dado a los recursos aprobados por el Congreso y coincidieron en que los bancos deben colaborar "sin renuencias" e insistieron en que a partir de ahora deberán hacer grandes esfuerzos para intentar recuperar la confianza de la gente.

   Pandit, de Citigroup, aseguró a los congresistas que hasta que su banco no vuelva a tener ganancias cobrará un salario de un dólar al año y renunciará a sus bonificaciones. "Tenemos que dar ejemplo con nuestras actuaciones, y eso empieza por mí", añadió el ejecutivo, cuya empresa perdió más de 20.000 millones de dólares en los últimos 16 meses.

ORGANISMO REGULADOR

   Por su parte, el consejero delegado de JPMorgan Chase mostró su apoyo a la propuesta de que se cree un organismo regulador para supervisar los mercados financieros ya que, según dijo, eso ayudará a hacer frente a algunas debilidades subyacentes en el sistema y acabar con los limbos jurídicos que contribuyeron a la actual crisis

   Parte de la ira popular se debió, entre otras cosas, al hecho de que los empleados y ejecutivos de las instituciones financieras de Wall Street recibieran el año pasado un total de 18.400 millones de dólares en concepto de 'bonus' o retribuciones voluntarias, mientras recibían la asistencia del Gobierno para evitar el colapso.

   Tampoco ayudaron noticias como el plan de uno de los bancos de comprar un nuevo jet de 50 millones de dólares, proyecto que canceló tras recibir una llamada de la Casa Blanca, o el ejecutivo de otra compañía que gastó 1,2 millones de dólares en la decoración de su despacho, que finalmente perdió su trabajo y se comprometió a devolver el dinero.

   Sin embargo, los ejecutivos de las instituciones subrayaron en varias ocasiones que en ningún momento han utilizado el dinero de los contribuyentes para ese tipo de cosas, y es más, reiteraron que su intención de devolver al Gobierno todas las ayudas que recibieron hace unos meses, entre otras cosas para que se levanten las restricciones que tienen desde que se acogieron al rescate.