Editor de InmoDiario.
Inmodiario

   MADRID.   Una delegación empresarial española representativa de los sectores de la energía, construcción, telecomunicaciones e ingeniería, acompañarán al Rey en su primer viaje oficial a Libia entre los días 23 y 25 de enero, según informaron hoy las Cámaras de Comercio, cuyo presidente, Javier Gómez-Navarro, encabezará la delegación empresarial.

   La comitiva, que se reunirá con el dirigente libio Muamar El Gadafi con el fin de cerrar acuerdos comerciales para estos sectores, contará entre sus miembros con representantes de Abengoa, Indra, Iberdrola Ingeniería y Construcción, OHL, Isolux, Técnicas Reunidas, Grupo Sacyr Vallehermoso y Repsol, entre otros.

   En cuanto a intercambios comerciales, España ocupa el décimo octavo puesto en el ranking de proveedores al mercado libio con unas exportaciones cercanas a los 115 millones de euros en el primer semestre de 2008, mientras que, por contra, es el cuarto país de destino de los productos libios, con una demanda cercana a los 1.871 millones de euros durante el mismo periodo.

   Así las cosas, la balanza comercial es negativa para los interés económicos españoles arrojando un saldo superior a -1.750 millones de euros. A pesar de esta diferencia, durante la primera mitad del pasado año, Libia elevó su demanda de productos españoles en un 66,86%.

   A pesar de todo, la presencia española en Libia sigue siendo escasa, siendo Repsol-YPF la mejor representada, a través de sus filiales de Suiza y Holanda, con una inversión que alcanzó los 220 millones de euros en 2006.

CONTRADICCIONES EN EL DISCURSO DE GADAFI.

   Por otra parte, el presidente libio, Muamar Gadafi, anunció ayer que su país estudia la nacionalización de compañías petroleras foráneas, entre las que se incluye la española Repsol, tras la fuerte caída de los precios del crudo.

   Gadafi aseguró que "los países exportadores de crudo podrían optar por la nacionalización debido a la rápida caída de los precios". "Esta cuestión está sobre la mesa y se está discutiendo con seriedad", añadió.

   Este anuncio choca frontalmente con las declaraciones realizadas por el líder libio en su última visita a España en diciembre de 2007, en la que garantizó la seguridad jurídica a las empresas que decidiesen entrar en el mercado libio.