Inmodiario

El departamento de research de BNP Paribas Real Estate anticipa que el año 2017 cerrará con un crecimiento en la demanda del mercado de oficinas en toda Europa sobre el 7%, en línea con el crecimiento promedio de los tres últimos años. A nivel local, la volatilidad se comportará de forma diferente, debido a la distinta etapa del ciclo inmobiliario en la que se encuentra cada mercado. BNP Paribas Real Estate Research espera que el crecimiento en Europa se fortalezca en los próximos años, impulsado por una mejora considerable de la demanda interna. Este desarrollo beneficia en gran medida a los mercados de oficinas que se han quedado rezagados, además de apoyar a los que ya gozan de buena salud.

Los niveles de renta reflejan los patrones de disponibilidad y el crecimiento económico. Las ciudades más importantes (Londres y París) seguirán siendo las más caras, en términos de rentas prime. Con el respaldo de una caída en la tasa de disponibilidad, y un entorno económico estable, las ciudades alemanas registrarán algunos de los incrementos más rápidos en el alquiler. En España, se espera que en los principales mercados, como es el caso de Madrid y Barcelona, continúe la tendencia alcista de las rentas, especialmente en las zonas prime de ambos mercados y con mejores servicios y comunicaciones.

Ilan Dalva, Director Nacional Agencias de BNP Paribas Real Estate explica que "es probable que Madrid y Barcelona experimenten crecimiento tanto del take-up como de las rentas durante los próximos años. Esto se debe principalmente a la demanda externa de grandes empresas interesadas en el mercado español. Los costes inferiores con respecto a otras ciudades europeas, y la facilidad de captar talento en nuestro país, son los drivers principales que dinamizarán la demanda."

La historia de la inversión europea desde 2013 ha estado protagonizada por una reducción de la rentabilidad y un crecimiento de capital acelerado, respaldado por volúmenes récord de inversión. BNP Paribas Real Estate Research estima que, a medida que avanzamos en el año 2018, es probable que el ciclo en Europa se encuentre en un punto de inflexión. Al igual que en el mercado laboral, las ciudades en toda Europa se encuentran en diferentes etapas del ciclo inmobiliario y la rapidez y magnitud del cambio será diferente. Se espera que las ciudades del Reino Unido experimenten un retroceso en el crecimiento del capital y una expansión de las rentabilidades durante el próximo año. Inicialmente, se esperan ajustes de rentabilidad adicionales en la mayoría de los mercados europeos y la estabilidad de las rentas será suficiente para garantizar que los retornos totales no se tornen negativos para la mayoría de las ciudades. A medida que los países de Europa Central y Oriental vean cómo se van desarrollando nuevos proyectos, es probable que el crecimiento de las rentas permanezca bajo, aunque el efecto del incremento del precio en nueva oferta se sentirá más en las rentas medias.

En 2018, hay algunos factores económicos claves a tener en cuenta en el mercado inmobiliario. En primer lugar, la política monetaria mundial, que ha alcanzado un punto de inflexión en 2017, y que afronta un nuevo escenario en el que el banco central se planteará el objetivo de normalizar la política monetaria. Sin embargo, esas políticas seguirán siendo un apoyo para la economía y no se espera que sus efectos sean lo suficientemente significativos como para tener un impacto en las rentabilidades en el Real Estate. En España, el desacuerdo político entre el gobierno central español y Cataluña podría provocar cierta incertidumbre en la percepción de los inversores del mercado de oficinas en Barcelona. Sin embargo, con las acciones que el gobierno español ha llevado hasta ahora, la incertidumbre probablemente será de corta duración.

  • Tags