Inmodiario

Bruselas. El desplome de la contratación, especialmente durante el segundo trimestre, ha marcado el comportamiento del mercado de oficinas de Bruselas durante los primeros seis meses de 2011, según el informe elaborado por la consultora inmobiliaria BNP Paribas Real Estate. El volumen total contratado ha sumado 113.600 m2, lo que supone un retroceso del 50% respecto al mismo periodo del año anterior (245.100 m2).

La debilidad de la actividad ha sido resultado de la cautela que muestran los usuarios para adoptar decisiones financieras e inmobiliarias por la incertidumbre económica. Esto hace que muchas compañías pospongan sus planes de relocalización y renegocien sus actuales contratos, lo que suele conllevar su prolongación.

La contratación del primer semestre del año se ha caracterizado por operaciones de pequeño tamaño (702 m2 de media), lideradas por el sector privado y dirigidas a edificios de gran calidad. El sector privado ha contribuido con un 92% a la contratación del semestre mientras que el sector público ha permanecido prácticamente ausente (8%). Es consecuencia de la casi desaparición de las Instituciones Europeas del mercado de alquiler y de un sector público foráneo (embajadas o misiones de representación) que sigue por debajo de la media de los últimos cinco años como consecuencia de los recortes presupuestarios de los gobiernos.

La debilidad de la actividad de alquiler durante el primer semestre del año no ha afectado al ratio de disponibilidad del mercado de oficinas de Bruselas, que ha permanecido invariable en el 11,3%. Se ha observado un ligero descenso de la disponibilidad en los mejores tipos de activos, mientras que ésta se ha ido incrementado gradualmente para inmuebles de tipo B durante dos trimestres consecutivos. La superficie de oficinas disponible en la capital europea alcanzaba una superficie de 1.514.200 m2 al finalizar el semestre. Sin una mejora por el lado de la demanda o el cierre de operaciones de gran tamaño, se espera que la disponibilidad se incremente durante los próximos trimestres.

La actividad promotora, el barómetro de la salud del mercado inmobiliario, permaneció muy baja durante la primera mitad del año. Para el resto del ejercicio, se espera la llegada de tres proyectos especulativos al mercado, que sumarán sólo una superficie adicional de 16.800 m2 de nuevo espacio.

Las rentas prime han mantenido su nivel. Actualmente, las más altas oscilan entre 275 euros/m² y 295 euros/m² aunque el promedio en el rango alto se mantiene en 230 euros/m². La renta media, afectada por la caída de la actividad, ha experimentado un ligero retroceso hasta 166 euros/m². Como consecuencia de la debilidad del mercado, los incentivos al alquiler se han incrementado en un intento de los propietarios por mantener el nivel de rentas.

Por lo que se refiere al mercado de inversión, en los primeros seis meses del año se invirtieron 421 millones de euros en el mercado de oficinas de Bruselas, lo que supone un incremento del 67% respecto al mismo periodo del año anterior. En el segmento prime, la escasez de este tipo de activos ha introducido una cierta flexibilidad en los criterios de localización y calidad de los activos que buscan los inversores. Los operadores belgas continuaron siendo los principales compradores, sumando el 51% de las operaciones por volumen, aunque los inversores extranjeros han seguido incrementado su porcentaje de participación por número de operaciones. La rentabilidad prime para 3/6/9 años permaneció estable en el 6,25% en la zona del centro del distrito de negocios y en el 7.25% en áreas descentralizadas.