Editor de InmoDiario.
Inmodiario

LONDRES, 10 Nov.    El primer ministro británico, Gordon Brown, ofrecerá hoy un discurso sobre política exterior en el que mostrará la crisis financiera internacional como una oportunidad única para que los líderes mundiales creen una sociedad verdaderamente global.

   En su discurso anual en el banquete de Lord Mayor, Brown --que ha pedido en repetidas ocasiones que se reformen las instituciones financieras internacionales-- dirá que su país, Estados Unidos y Europa son claves para forjar un nuevo orden mundial.

   Un extracto del discurso, que se ha dado a conocer con anterioridad a la exposición de Brown, afirma que "la alianza entre Reino Unido y Estados Unidos --y más ampliamente entre Europa y Estados Unidos-- puede y debe proporcionar liderazgo, no para imponer las reglas, sino para encabezar el esfuerzo global de construir un orden internacional más fuerte y más justo".

   Brown se reunirá con otros líderes en Washington el próximo fin de semana para debatir soluciones a largo plazo para manejar los asuntos económicos tras la serie de medidas coordinadas adoptadas sobre los tipos de interés y para la recapitalización de los bancos.

   "Sólo en esta era global tenemos el poder de juntarnos para que 2008 sea recordado no sólo por el fracaso de una crisis financiera que azotó al mundo, sino por la capacidad de recuperación y el optimismo con el que afrontamos la tormenta", afirmará Brown mañana por la tarde. También arengará a las grandes potencias recordando que si aprenden de la experiencia de "convertir la unidad de propósitos en la unidad de acción", podrán juntas "aprovechar este momento de cambio en el mundo para crear una verdadera sociedad global".

   Según el resumen del discurso, emitido por su oficina, Brown presentará los cinco grandes desafíos a los que se enfrenta el mundo en su opinión, que son: el terrorismo y el extremismo y la necesidad de restablecer la fe en la democracia, la economía global, el cambio climático, los mecanismos para la reconstrucción de Estados tras un conflicto y llegar a los objetivos establecidos para frenar la pobreza y las enfermedades.

   Más en detalle, Brown identificará cinco etapas para acabar con la crisis económica, empezando por la recapitalización de los bancos para que puedan reanudar los préstamos a las familias y los negocios, y siguiendo por una mejora en la coordinación internacional de las políticas fiscales y monetarias.

   Por último, propondrá timar acciones inmediatas para poner fin al contagio de la crisis financiera a los países con rentas medias, con un nuevo complejo para el Fondo Monetario Internacional, un acuerdo sobre comercio mundial y una reforma del sistema financiero global. En resumen, Brown pedirá a los países más poderosos del mundo que sean "internacionalistas y no proteccionistas; intervencionistas y no neutrales; progresivos y no reactivos".