Inmodiario

Suspender los desahucios sin una contraprestación económica será una ruina para el pequeño propietario

La pretendida y anunciada intervención de los precios del alquiler, sumado a la suspensión de los lanzamientos de desahucios y a la prórroga obligatoria de todos los arrendamientos, incluidos el de los inquilinos no vulnerables, es el triple mensaje negativo que están recibiendo los propietarios particulares que acabará mermando drásticamente la oferta de viviendas en alquiler.

Se está poniendo en peligro el alquiler entre particulares, cuando todas las ayudas van hacia los inquilinos y no se contemplan ayudas directas o incentivos fiscales a los propietarios.

El 85% de la oferta de viviendas de alquiler depende de los propietarios particulares, y todavía no hay encima de la mesa ni una sola medida para incentivar esa oferta, clave para el acceso a la vivienda en alquiler en España.

"Se está atacando a los mayores productores de oferta de vivienda en alquiler en España (personas físicas y jurídicas) que son los que pueden salvar la situación, generando más oferta en alquiler", José Ramón Zurdo.

"Suspender los lanzamientos de los desahucios a los inquilinos vulnerables sin alternativa habitacional, sin una contraprestación económica a los propietarios, significará una ruina económica para éstos y desincentivará al pequeño propietario de poner su vivienda en alquiler, sabiendo que puede tocarte un inquilino que por Ley, se va a tardar muchísimo más tiempo en desalojarle, si no te paga la renta", alerta Jose Ramón Zurdo, Director General de la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA).

TRIPLE MENSAJE NEGATIVO A LOS PROPIETARIOS: INTERVENCIÓN DE PRECIOS, SUSPENSIÓN LANZAMIENTOS Y PRÓRROGA OBLIGATORIA.

José Ramon Zurdo avisa sobre, el triple mensaje que los propietarios particulares están recibiendo estos días, y que atenta contra su actividad y la hace prácticamente inviable: "por un lado se le dice que van a ganar menos dinero, por la intervención de precios, por otro lado que pueden tardar mucho más tiempo en recuperar las viviendas arrendadas debido a la pretensión de suspender los lanzamientos de inquilinos vulnerables que ya habían dejado de pagar las rentas. Y el tercer mensaje negativo es que se les obliga a los arrendadores a prorrogar por 6 meses mas todos los arrendamientos que vencieran antes del 31 de enero del 2021, incluidos el de los inquilinos no vulnerables y el de los inquilinos que ya habían dejado de pagar las rentas". "Y todo esto, añade Zurdo, sin ninguna medida, que conozcamos, que ayude al mismo tiempo al propietario a paliar los posibles impagos y destrozos de la vivienda".

"La situación que está provocando el Gobierno en este mercado, comenta Zurdo, va a generar una drástica disminución de la oferta de viviendas en alquiler, porque a miles de propietarios no le saldrá a cuenta tener un arrendamiento donde pueden no pagarle la renta y no pueda desalojar a los inquilinos morosos, y además con la intervención de los precios, la renta no será lo suficientemente rentable para continuar con la actividad del arriendo. Como ya hemos alertado en muchas ocasiones, esta disminución considerable de la oferta, va a provocar un aumento de los precios y un incremento del mercado negro, entre otras cuestiones".

El mercado del alquiler residencial en España está compuesto en su inmensa mayoría por propietarios particulares (más del 85%), "y todas las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno van encaminadas a los inquilinos, pero en ningún caso se han contemplado ayudas directas a propietarios, y sobre todo a los que están en una situación de vulnerabilidad económica. A día de hoy, no hay una sola medida del Gobierno para apoyar e incentivar al propietario particular, que es el responsable directo de que existan viviendas en alquiler en España", asegura José Ramón Zurdo.

El Director General de la Agencia Negociadora del Alquiler (ANA) comenta que, "los Decretos están inspirados en viejos y erróneos paradigmas de un mercado de alquiler que estaría compuesto por propietarios millonarios y especuladores e inquilinos pobres y explotados. Se legisla desde viejas fórmulas ideológicas que nada tienen que ver con el mercado de alquiler actual, desde el Gobierno conocen esta situación, pero aun así aplican medidas para contentar a cierto electorado muy ideologizado, mientras ponen en peligro el alquiler entre particulares".

"Y por último, remarca José Ramón Zurdo, teniendo en cuenta además el ataque frontal que se ha hecho a los arrendatarios personas jurídicas, con moratorias impuestas, aumento de la duración de los contratos, y el cambio de fiscalidad de ciertas empresas. De esta manera se está atacando a los mayores productores de oferta de vivienda en alquiler en España (personas físicas y jurídicas) que son los que pueden salvar la situación, generando más oferta en alquiler".