Inmodiario

El Ayuntamiento de Barcelona ha ampliado la moratoria en el pago de las cuotas de las viviendas y locales comerciales que gestiona a través del Instituto Municipal de la Vivienda y la Rehabilitación (IMHAB) que aprobó mediante el Decreto de Alcaldía de 28 de marzo.

Esta ampliación hace referencia tanto al plazo de suspensión del pago inicial, que se alarga un mes, como en cuanto al periodo de prorrateo posterior que pasa de los 18 meses previstos inicialmente a los 36 del nuevo decreto que se publica hoy.

Así pues, el Ayuntamiento no cobrará las cuotas de alquiler ni tampoco las cuotas otras formas de tenencia de viviendas (como las hipotecas de los pisos de promoción pública en propiedad) de su parque público durante los meses de abril, mayo, junio y julio, es decir, durante los próximos 4 meses.

Esta ampliación de los plazos y el resto de modificaciones introducidas en el nuevo Decreto de Alcaldía, se llevan a cabo para adecuar estas medidas con las que establece el Decreto Ley 11/2020, aprobado por el Gobierno del Estado español el 31 de marzo de 2020, y por el cual se adoptan medidas urgentes complementarias en el ámbito social y económico para la COVID-19, y que es vigente desde el día 2 de abril.

Para beneficiarse de esta medida no hará falta ninguna solicitud previa por parte de las personas que se puedan acoger, dado que se ha hecho extensiva a la totalidad del parque municipal público, a excepción del colectivo de personas grandes que, a priori, al tener garantizada la pensión, no pueden caer en la situación de vulnerabilidad que define el Decreto Ley estatal.

El objetivo es simplificar al máximo la aplicación de las decisiones tomadas para paliar los efectos económicos provocados por la crisis sanitaria de la COVID-19 y la consecuente declaración del Estado de Alarma.

La ampliación de la moratoria, pues, queda recogida en un nuevo Decreto de Alcaldía que modifica el anterior, que se publica hoy, y que tendrá efectos inmediatos. Este nuevo decreto ordena el siguiente:

- Suspensión de la emisión de los recibos y el cobro de las cuotas de alquiler de las viviendas de su parque público sometidos a contratos de alquiler, durante los meses de abril, mayo, junio y julio.

- Suspensión de la emisión de los recibos y el cobro de las cuotas de amortización para el pago de las viviendas de promoción pública y en régimen de propiedad promovidos por el Instituto Municipal de la Vivienda y Rehabilitación, durante los meses de abril, mayo, junio y julio.

- Suspensión de la emisión de los recibos y el cobro de las cuotas de alquiler de los locales de su parque público sometidos a contratos de alquiler, durante los meses de abril, mayo, junio y julio.

- En todos los casos, el pago de los importes de estas mensualidades a que se aplica la suspensión se abonará prorrateado en los siguientes 36 meses, entre los meses de agosto de 2020 y julio de 2023, ambos incluidos, y siempre dentro del plazo a lo largo del cual continúe la vigencia del contrato de alquiler o de cualquier de sus prórrogas o de la vigencia del contrato de préstamo hipotecario.

- Quedan excluidos de esta moratoria, a todos los efectos, las viviendas con servicios para la gente mayor.

Así pues, los usuarios beneficiarios de estas medidas pasan a ser la alrededor de 10.000 familias.

El resto de medidas que preveía el Decreto de Alcaldía de 28 de marzo de 2020, de criterios y medidas excepcionales de ayuda en el pago de la vivienda a las familias residentes en el parque municipal de viviendas y en las viviendas destinadas a políticas sociales vinculados en programas municipales restan vigentes y en los mismos términos.

Así, una vez superada esta primera fase de excepcionalidad y de suspensión de los cobros, el IMHAB revisará las cuotas de los alquileres de aquellas unidades familiares que hayan sufrido reducciones significativas de sus ingresos a raíz de la crisis, y las rebajará para adecuarlas a la nueva situación económica en la cual se encuentren.

De hecho, es una práctica habitual de la IMHAB revisar y hacer rebajas de las cuotas cuando se producen bajadas de ingresos sobrevenidas en unidades familiares que son usuarias de su parque público.

El Ayuntamiento de Barcelona mantiene también las ayudas para las familias que viven en pisos de la Bolsa de Alquiler de Barcelona. Actualmente hay alquilados a través de la Bolsa de Alquiler de Barcelona 891 viviendas.

Los locatarios de este programa que sufran una reducción de sus ingresos a raíz de la crisis de la COVID-19, lo tendrán que comunicar a la IMHAB, que activará ayudas porque puedan pagar sus alquileres.

Los propietarios de los pisos cedidos a la Bolsa de Alquiler no notarán ningún cambio, puesto que continuarán recibiendo las mismas rentas por sus alquileres que reciben en la actualidad.

Para poder afrontar este paquete de medidas, el Ayuntamiento ya anunció que ha habilitado una partida extraordinaria de 3,5 millones de euros en el presupuesto municipal, ampliable hasta 5,5 millones.