Inmodiario

Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts, Eixample y Ciutat Vella son los distritos más caros de la ciudad y aglutinan más del 70% de los pisos en alquiler disponibles para alquiler. El tiempo medio necesario para alquiler una vivienda en Barcelona es de 2 meses en estos momentos de año.

La demanda inmobiliaria se está desplazando al resto del área metropolitana por la elevada oferta de obra nueva y los precios competitivos. Poblaciones como Hospitalet, Esplugues o Cornellà son algunas de las localidades cercanas que muestran un mercado más dinámico y constituyen una alternativa clara a la capital.

El precio del alquiler en la ciudad de Barcelona ha detenido su incremento tras cinco años de evolución al alza. Así, cuando queda menos de un mes para que finalice el 2018, el precio medio de los arrendamientos de residencias en la Ciudad Condal se ha establecido en los 17 euros por metro cuadrado, una cifra que continúa convirtiendo a la capital catalana en la más cara de España para arrendar una vivienda.

En este sentido, para un inmueble estándar con una superficie de 75 metros cuadrados, el precio que un barcelonés paga de renta media ronda los 1.250 euros por un alojamiento entero y unos 400 euros mensuales en el caso del alquiler de una habitación. Los distritos más caros de la ciudad continúan siendo Sarrià-Sant Gervasi, Les Corts, Eixample y Ciutat Vella, que acaparan más del 70% de las viviendas en alquiler disponibles en la ciudad. Así, por distritos, Eixample es el que registra un mayor número de viviendas en alquiler con un 24,6% del total, seguido de Ciutat Vella (21,6%), Sarrià-Sant Gervasi (20,4%), Sant Martí (8,5%) y Gràcia (6,8%). Les Corts (5,6%), Sants-Montjuïc (5,5%), Horta-Guinardó (3,8%), Sant Andreu (1,9%) y Nou Barris (1,3%) cierran la lista con cifras más bajas debido a una mayor tasa de residencia habitual de propiedad de los habitantes de estos distritos.

Por otra parte, el tiempo medio que actualmente es necesario para concretar la firma de ambas partes de un contrato de arrendamiento desde que éste se pone en alquiler es de dos meses de media. Hay casos en los que, dependiendo de la ubicación, el estado de la vivienda y el precio, ese período es inferior a un mes. Mientras, aquellos inmuebles que se hallan en barrios de menor demanda o cuyo estado no es óptimo, pueden tardar más de tres meses en ser alquilados y, a menudo, tras una rebaja de la renta inicialmente propuesta por el propietario.

Mercedes Blanco, socia directora de Fincas Blanco, indica que "Barcelona es la ciudad con los alquileres más caros porque es la que mayor demanda tiene en relación a su oferta disponible. Además, hay que tener en cuenta que la superficie de la ciudad está acotada por los municipios colindantes y cuenta con muy poco suelo finalista para aumentar la oferta, más allá de que gran parte de ese suelo pertenece al Ayuntamiento. Es por eso que localidades de la primera y segunda coronas del área metropolitana están en pleno auge tanto para el alquiler como para la compra de viviendas".

En este sentido, Fincas Blanco cuenta con una red de 14 oficinas entre Barcelona y otras poblaciones metropolitanas como son Hospitalet, Esplugues o Cornellà, algunas de las principales localidades que muestran un mercado más dinámico en las inmediaciones de Barcelona debido al desplazamiento de la demanda en busca de precios competitivos.

  • Tags