Inmodiario

Madrid. Según un estudio elaborado por Alquiler Seguro, basado en las operaciones de riesgo, un 31% de los inquilinos que buscan vivienda en España no podrá pagar la renta al propietario. La estimación sobre el aumento de viviendas destinadas al alquiler, un 17%, y la bajada generalizada de los precios, ha incrementado la demanda, pero también el riesgo de impago: “A pesar de la caída de los precios del alquiler, tasada en un 4,7% en el país, las garantías de cobro son escasas dentro del alquiler entre particulares”, subraya Eduardo Fresno, Adjunto a Dirección de Alquiler Seguro.

Tal y como refleja los datos de Alquiler Seguro, Barcelona se situaría en primera posición como la  ciudad con más riesgo de impago de rentas por parte de los inquilinos (33%) seguida de Madrid (31%) que coincide con el dato nacional; Valencia (27%) y Sevilla (24%)
Respecto a la bajada de precios, también la capital catalana se posiciona en el primer puesto como la ciudad que más ha tenido que descender las rentas por el incremento de la oferta, hasta un 8,5%,casi dos puntos por debajo encontraríamos Madrid (6,9%), Valencia, con una bajada significativa, aunque algo inferior (5,8%) y Sevilla (3,8%)

El estudio elaborado por Alquiler Seguro recoge información detallada sobre las probabilidades de impago de los inquilinos en las cuatro ciudades con más población en España, según el INE, y que pude ser extrapolada al resto de grande ciudades de hasta 250.000 habitantes.

El riesgo a que se produzca el impago de rentas, puede estar motivado por diversas  causas, como por ejemplo la falta de estabilidad laboral, la alta tasa de paro o el exceso de endeudamiento. Un claro indicador del elevado riesgo que existe actualmente en el mercado del alquiler son los datos sobre inquilinos morosos que ofrecen los registros de FIM (Fichero de Inquilinos Morosos) o ASNEF (Asociación Nacional de Establecimientos Financieros de crédito) que apuntan hacia un aumento de la morosidad en el alquiler.

Según Eduardo Fresno, “Primar la zona o el lujo sobre el precio y la calidad es otro de los motivos por los que el inquilino puede llegar a dejar de pagar, ya que aspira a inmuebles por encima de sus posibilidades económicas”. Por otro lado, un exceso de endeudamiento aumenta peligrosamente las probabilidades de no cobro de la renta “si el ratio de endeudamiento adquirido por el inquilino supera el 30% de sus ingresos, éste podría dejar de pagar el alquiler”, subraya el Adjunto a Dirección de Alquiler Seguro.

Este riesgo, provocado en gran parte, por la crisis actual que azota el país y por la falta de control de la economía sumergida, principal lacra del alquiler entre particulares, tiene como solución la apuesta real por un cambio de paradigma, donde la vivienda tenga un uso habitacional y no especulativo, y una profesionalización del sector del alquiler.