Inmodiario

Madrid, Los cerca de 1.000 profesionales que cada mes se van al paro, como señaló el presidente de Tecniberia, José Luis González Vallvé, ha estado detrás de la reunión que representantes de la patronal de la ingeniería ha mantenido con el ministro de Fomento, José Blanco.

Una situación crítica derivada de la reducción de la paralización de la obra civil, y que para tratar de atajar de forma inmediata pusieron encima de la mesa una docena de propuestas. Entre ellas, la de licitar obras por 300 millones de euros entre enero y marzo de 2011 o aplazar el pago del IVA, y en caso de que esto no sea posible que el propio Ministerio asuma el coste de los avales.

También pidieron al titular de Fomento la creación de una comisión mixta entre el Ministerio y Tecniberia donde se aborden temas como el contenido de los pliegos de los concursos, la inversión público-privada del Plan Extraordinario de Infraestructuras (PEIT) con “una especial atención a las ingenierías”, el análisis de las bajas temerarias, los concursos restringidos o una mayor ponderación de la oferta.

Otras de las ideas formuladas por Tecniberia hacían referencia a la supresión de la competencia nacional de Ineco para convertirla en una coordinadora para oportunidades internacionales o a la mejora de la coordinación con el Ministerio de Economía y con el Instituto de Comercio Exterior (ICEX) para descongelar fondos de ayuda a la exportación de la ingeniería, tanto los  FEV (Fondos de Estudios de Viabilidad) como los FAIP (Fondos Ayuda Internacional a Proyectos).

Como premisas para transmitir estas iniciativas al ministro de Fomento, los responsables de esta patronal expusieron, tras señalar su coincidencia con el modelo económico que todos deseamos para España, sus temores de que “sería verdaderamente lamentable que después de haber alcanzado plena forma y competitividad internacional, se descapitalice el sector con la desaparición de puestos de trabajo y empresas.