Inmodiario

La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, ha abierto la IV Edición de la Semana de la Ingeniería de Caminos en Madrid, un evento cuyo objetivo es acercar el trabajo y la actividad profesional de los ingenieros de caminos a la ciudadanía.

El lema de esta edición es "Ingeniería de Caminos para transformar el Mundo" y además de poner piezas por la ciudad se va a organizar una exposición, jornadas, talleres, conferencias, visitas a obras y concursos.

Carmena ha destacado la importancia de reflexionar sobre la suerte que en la actualidad tenemos de vivir en ciudades, señalando que cada vez son más las personas que buscan la ciudad y la necesitan, porque la ciudad ayuda a desarrollarse y a vivir mejor, pero para ello también es fundamental que éstas estén organizadas.

Por ello ha felicitado al Colegio de Ingenieros por esta iniciativa de sacar a la calle las estructuras, las máquinas, y los diferentes elementos de ingeniería que gracias a los conocimientos de estos profesionales se han diseñado para hacer posible la ciudad.

"Caminos, calles, autopistas, ingeniería de transporte, agua, son la síntesis de la ciudad, lo que cada vez más personas buscan para vivir en ciudades y el hecho de que expliquéis cómo se hace todo esto me parece extraordinario", ha señalado la alcaldesa.

En el acto, junto a la alcaldesa y el decano del Colegio de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos, Miguel Ángel Carrillo Suarez, también han participado; el consejero de Medio Ambiente, Administración Local y Ordenación del Territorio de la Comunidad de Madrid, Jaime González Taboada, y el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento, Julio Gómez-Pomar.

Así, habrá elementos de ingeniería de gran impacto e interés expuestos en lugares abiertos de la ciudad de Madrid, como piezas del ciclo del agua en plaza de Castilla; una cabeza de tuneladora en el estadio Santiago Bernabéu, una compactadora de gestión de residuos en la plaza de Chamberí, una compuerta del Canal de Panamá en la plaza de Colón, o un aerogenerador en plaza de Callao, entre otros.

En el caso de las piezas de agua, la muestra ofrecerá una visión de cómo, desde las plantas de tratamiento, el agua potable circula a presión por tuberías de diámetro cada vez menor hasta llegar a nuestros grifos. Tuberías, manguitos, codos, y válvulas forman un engranaje, habitualmente subterráneo, gracias al cual cada día podemos acceder de la manera más fácil al agua potable.

Las conocidas como "alcantarillas" son las puertas de acceso al subsuelo de los núcleos urbanos. En este caso, los pozos de registro dan acceso a la red de saneamiento de la ciudad, por la que discurren las aguas residuales procedentes de hogares e industrias, además de escorrentías. Dentro de esta red existen las galerías visitables, como la que aquí se expone, a las que llegan aguas sucias de conducciones más pequeñas.

A través de infraestructuras como estas se produje el drenaje de las ciudades, y se derivan las aguas residuales hacia las estaciones depuradoras para devolverlas después a los ríos en las mejores condiciones. Estas galerías, en ocasiones, se encuentran a más de 30 metros de profundidad.

En estos lugares un grupo de voluntarios explicará a los visitantes qué es cada elemento, así como la labor de los ingenieros de Caminos, Canales y Puertos para su elaboración.

  • Tags