Inmodiario

El 59,6% del presupuesto que el ministerio de Fomento destina a proyectos de ingeniería no se licita, sino que se adjudica directamente a la ingeniería pública Ineco (participada por ADIF, Aena y Renfe) sin el pertinente concurso público, según la patronal de ingeniería Fidex, que agrupa a nueve de las empresas más importantes e internacionalizadas del sector en España.

La patronal denuncia cómo esta situación se ha intensificado desde hace diez años, cuando Fomento licitaba el 80% de la inversión en ingeniería y un 20% se adjudicaba a la ingeniería pública Ineco. En la actualidad esa relación 80%-20% se ha quedado en 40%-60%.

La situación es mucho más preocupante al comprobar cómo el mercado se ha reducido en casi un 80%, pasando de licitarse 467 millones en 2004 a solo 105 millones en 2014. Al mismo tiempo, Fomento ha alimentado a Ineco, que ha aumentado en 40 puntos de volumen de trabajo en la última década, por lo que no solo hay menos mercado, sino que está peor repartido.

Fuente: Fidex. Cifras en millones de euros

Al mismo tiempo, las ingenierías privadas no solo tienen que hacer frente a un mercado más reducido, sino también más devaluado, pues en aquellos casos en que Fomento sí licita proyectos de ingeniería lo hace adjudicando con bajas de hasta el 60%, para merma de la viabilidad económica de las compañías.

Esta ingeniería "low cost", por el contrario, no afecta a la ingeniería pública, que trabaja a tarifa y sin baja económica alguna. Además, es frecuente que la propia ingeniería pública subcontrate parte de sus trabajos mediante subasta, seleccionando en dos fases a la empresa privada que por menos dinero trabaja, y logrando así ahorros del orden del 50% con respecto al precio por el que ha recibido el encargo directo de Fomento.

Trabajos 'disfrazados' de urgencia

Al mismo tiempo, Fidex cuestiona que el 60% de las inversiones de Fomento en ingeniería sean tan urgentes o comprometan tanto la seguridad del Estado como para adjudicárselas directamente a Ineco mediante encomiendas de gestión. Desde la patronal se considera que la Administración disfraza de urgente un trabajo que no lo es, permitiendo así que se pueda contratar a Ineco en vez de hacerlo mediante el pertinente concurso público abierto y transparente al que podrían optar las ingenierías privadas.

"Por citar un ejemplo ¿tan urgentes son los servicios de asistencia para la redacción del proyecto constructivo del montaje de vía en la futura "Y vasca"? Las obras de la plataforma comenzaron hace nueve años, y aún quedan tramos por adjudicar y otros muchos por terminar. Faltan al menos cinco años para que la línea se ponga en servicio. Sin embargo este proyecto de montaje de vía, de casi 470.000 euros, no se ha licitado de manera abierta por supuestos motivos de urgencia. Parece ser que no es posible esperar los tres o cuatro meses que dura el proceso de licitación", afirma el director general de Fidex, Fernando Argüello.

A este respecto, la Ley de Régimen Jurídico del Sector Público, publicada en BOE el pasado 2 de octubre y que entrará en vigor en un año, aclara las condiciones para que Ineco pueda recibir encomiendas de gestión de manera directa de la mano de Fomento. En concreto, el texto incorpora como novedad la adjudicación de contratos a esta empresa pública, siempre y cuando su oferta sea la más competitiva económicamente.

Sin embargo, Fidex recuerda que Ineco trabaja a tarifa sin bajas económicas, por lo que sus ofertas difícilmente podrán ser más eficientes que las de las ingenierías privadas, que tienen que hacer frente a bajas del 50-60%. De esta manera, la patronal teme que la vía de escape para Fomento e Ineco siga siendo disfrazar de urgentes trabajos que no lo son.

Esto hace imprescindible un férreo control de todas y cada una de las encomiendas de gestión con las que Fomento da trabajos a Ineco, velando porque se cumpla alguna de las condiciones necesarias para ello: que el trabajo comprometa la seguridad nacional o que haya una urgencia real y bien justificada.

Según Argüello, "no estamos ante una denuncia exclusiva de las ingenierías privadas sino que otras instancias como la Comisión Nacional de la Competencia y el Tribunal de Cuentas insisten en controlar la actividad de los medios propios de la Administración como Ineco en el marco de la actual legislación".