Inmodiario

El Colegio Oficial de Ingenieros Técnicos Industriales y de Grado  de Valencia (COITIG) celebra que el Consejo de Ministros aprobara recientemente el Real Decreto 967/2014 de Homologación de Planes de Estudios y Títulos de Carácter Oficial y Validez en todo el Territorio Nacional por el que, en general, los titulados de diplomaturas, licenciaturas, ingenierías, ingenierías técnicas, arquitectura y arquitectura técnica anteriores al Plan Bolonia, instaurado en 2007, podrán obtener las equivalencias de forma similar a los actuales niveles académicos de Grado y Máster.

Como explica José Luis Jorrín, decano del COITIG, “por fin se consigue el reconocimiento y la equiparación a efectos académicos y profesionales con los nuevos títulos, algo que se venía reclamando desde la ingeniería técnica industrial desde un principio, tan necesario para que podamos ejercer nuestra profesión en igualdad de condiciones que el resto de colegas de otros países. Esta medida termina con el trato discriminatorio e injusto que estaban sufriendo muchos compañeros”. 

Para  formalizar la correspondencia de las titulaciones, la Agencia Nacional de Evaluación de la Calidad y Acreditación (ANECA) tendrá que tener en cuenta la formación adquirida para la obtención del título, así como su duración o carga horaria, por lo que los títulos de Ingeniería Técnica tendrán su correspondencia con el nivel 2 que establece el Marco Español de Cualificaciones para la Educación Superior (MECES), que coincide con los Grados en Ingeniería de la Rama Industrial con atribuciones profesionales.

Acceso vetado a la función pública

No obstante, todavía queda un escollo por solucionar en relación al acceso de los Ingenieros Técnicos al grupo A1 de la Función Pública, que sólo está previsto para los títulos de Grado. En este sentido, la disposición adicional octava (introducida a última hora) indica que el R.D. 967/2014 no tiene efecto en la Ley de Función Pública. Por este motivo, el Consejo General de la Ingeniería Técnica Industrial (COGITI) ha anunciado formalmente la interposición de un recurso contencioso-administrativo ante esta disposición que excluye a los ingenieros técnicos para opositar a estos cuerpos superiores (A1), aunque estén equiparados al nivel de Grado según el marco actual.

José Luis Jorrín (COITIG) y José Antonio Galdón, presidente del COGITI, califican esta disposición adicional de aberración y sostienen que en España no hay dos mercados de trabajo, uno para la función pública y otro para los demás. Para Galdón, “los derechos que me transfiere una titulación no pueden valer solo para una parte del mercado. Esta disposición no tiene razón de ser, máxime cuando este Real Decreto regula también las homologaciones de títulos extranjeros".