Inmodiario

La ingeniería española Euroconsult, una de las diez grandes del sector integrada en el Fidex, ha alcanzado un principio de acuerdo con el metro de Londres –el segundo más largo del mundo y el más antiguo– para inspeccionar un tramo de túneles a partir de su sistema de tecnología láser Tunnelings.

Entre los tramos supervisados se encuentra un túnel de 1920, considerado como el más complejo de toda la red, y una ‘prueba de fuego’ para la compañía española que ha debido adaptar su tecnología al ladrillo. Hasta la fecha los túneles que venía inspeccionando estaban fabricados en hormigón que es el material utilizado en la construcción de los suburbanos modernos.

En la decisión final tomada por la empresa que gestiona el Tube londinense –como se conoce popularmente al metro de la capital británica– no solo ha pesado la versatilidad tecnológica de Tunnelings, sino también su rapidez, ya que permite inspeccionar la infraestructura del metro de Londres un 700% más rápido que los sistemas actuales, con una velocidad de hasta 40 km/h, en lugar de los 5 km/h a los que trabajan los ingenieros hoy en día.

Otro de los argumentos de peso para decantarse por Tunnelings ha sido su trayectoria internacional y los proyectos de envergadura realizados. Así, la primera prueba de fuego de Tunnelings fue el túnel de Guadarrama, que conecta las autonomías de Madrid y Castilla y León a través de sus 28 kilómetros de longitud, lo que le convierte en el cuarto más largo del mundo. Mientras las tecnologías convencionales tardaban dos meses en supervisarlo, este nuevo sistema fue capaz de hacerlo en apenas una noche.

A partir de ahí, Tunnelings suscitó el interés del metro de Tokyo (Japón), en donde llamó la atención de la máxima autoridad ferroviaria nipona, Japan Railways, que está estudiando la posibilidad de usar esta tecnología en la red ferroviaria del país oriental.

En Madrid, Tunnelings realizó recientemente dos pruebas en la red de metro y actualmente supervisa varios tramos de túneles de la red ferroviaria española, que en total cuenta con 1.700 túneles repartidos en algo más de 800 kilómetros, siendo España uno de los mejores bancos de prueba para esta tecnología pues se trata de uno de los países con más infraestructuras debido a su complicada orografía.

Tecnología láser de túneles made in Spain

Hasta la fecha, las labores de reconocimiento de túneles todavía se basan en inspecciones visuales de los técnicos a pie, que apenas avanzan 5 kilómetros por hora, por lo que los responsables del metro buscan sistemas más veloces y sofisticados, que abarquen un mayor radio de acción y precisión, como el sistema Tunnelings de Euroconsult.

Esta innovación made in Spain es posible gracias al uso de un vehículo móvil que circula a una velocidad de hasta 40 kilómetros por hora, sobre el que se acoplan seis cámaras láser que realizan un mapa tridimensional del túnel en busca de posibles deterioros o cualquier tipo de anomalía (fisuras, roturas y humedades).

Estas cámaras están adaptadas a la superficie curva del túnel y también pueden inspeccionar el estado de la vía, lo que les permite hacer un escáner completo de la infraestructura con una precisión de un milímetro a gran velocidad. Los resultados suponen un avance que complementa el análisis de los técnicos, que son los que hasta ahora realizan el mantenimiento del suburbano con inspecciones visuales y a pie.