Inmodiario

Las grandes empresas españolas de ingeniería, ante la perspectiva de que el negocio en España va a seguir congelado durante un tiempo, deben aumentar su presencia en el exterior. Un mercado en el que, para ser competitivos, deben plantearse algunas cuestiones clave en las que ya están trabajando de manera decidida los colegas de otros países, sobre todos estadounidenses y europeos.

Ya no se trata de tener actualizados los procesos de licitación para intentar la adjudicación, realizar la obra, cobrar y hasta otra. Hay que, si se quiere que esas licitaciones sean recurrentes, generar una confianza entre los poderes públicos locales. Ir un punto más allá en la involucración, aumentando la participación en la planificación, la gestión y el seguimiento de recursos, aportando garantía de sostenibilidad y perdurabilidad de las inversiones, y colaborando en la definición de los ámbitos geográficos y sectoriales.

Además de proseguir con la contratación de personal local, especialmente en el mercado latinoamericano, las empresas de ingeniería deben intensificar la incorporación de proveedores o subcontratistas locales que mejoren el desarrollo económico de la zona de intervención y faciliten la sostenibilidad futura del proyecto, así como dotar de formación específica al equipo local, no solo en cuestiones técnicas sino también en aspectos organizativos o sociales que sin duda mejorarán la cohesión del equipo.

Tampoco estará demás asegurar la compatibilidad de las soluciones propuestas con la cultura local, utilizando la adecuada tecnología y favoreciendo la apropiación de esta tecnología por parte de los usuarios.

En una reciente jornada organizada por Tecniberia, los expertos pusieron el acento en la necesidad de que las empresas conozcan debidamente la legislación del país aplicable, pero sobre todo que establezcan desde el principio una relación estable de confianza con el conjunto de actores involucrados; de definir una estrategia que permita reaccionar correctamente y de manera preestablecida a posibles cambios del marco legal y conocer de antemano la capacidad de reacción de cada uno de los interlocutores, tanto de las administraciones públicas como de los entes que financien todo o parte del proyecto.

La mayoría de las ingenierías en el mundo están en proceso de crecimiento y se está detectando un aumento sostenido de las carteras de pedidos y también de los márgenes. Y en ese proceso, América es la región con más confianza en el crecimiento económico y la zona en la que las perspectivas generales de estas empresas tienen un campo ideal para asentarse.