Inmodiario

Álava. El Edificio E8, destinado a la implantación de empresas innovadoras con actividades en sectores emergentes y de última generación, está llamado a convertirse en el referente arquitectónico del Parque Tecnológico de Miñano (Álava). Inaugurado por el consejero de Industria del Gobierno Vasco Bernabé Unda, su objetivo principal pasa por acoger proyectos con un alto componente innovador, procedentes de sectores tanto emergentes, como la biotecnología, la nanotecnología o las energías renovables, como los denominados sectores maduros y de gran importancia estratégica, en el caso de la aeronáutica, las tecnologías de la información o la ingeniería. Su coste final se ha elevado a 10,26 millones de euros.

El consejero ha realizado la apertura simbólica de la puerta del edificio, cuyo diseño lo ha dirigido el estudio de ingeniería Coll-Barreu, cuyo arquitecto responsable también ha estado presente en la inauguración. La obra se encuentra totalmente terminada y ya cuenta con una demanda importante por parte de las empresas. De hecho, toda la segunda planta -de las tres que ocupan el edificio- ya está comprometida por una ingeniería de prestigio.

La idea motor de este edificio es que los proyectos que se implanten en el edificio presenten un alto componente innovador, lo que reforzará el papel del Parque Tecnológico de Álava como foco de atracción y concentrador de este tipo de proyectos.

La superficie construida del Edificio E8 es de 6.993 metros cuadrados, con una superficie destinada a oficinas de 4.300 metros cuadrados. El edificio, situado en la parcela 14.3 del Parque, consta de planta baja más tres alturas y se compone de 53 módulos de oficinas equipadas con innovadoras instalaciones de climatización, iluminación y redes de telecomunicaciones.

El edificio está dotado, además, de una doble piel acristalada y una fachada exterior quebrada, y cuenta con un aparcamiento exterior para 262 plazas.

Se trata de un proyecto clave para el desarrollo del Parque Tecnológico ante el elevado nivel de ocupación de las oficinas del entorno, lo que ha creado una necesidad de generación de nuevos edificios para la implantación de empresas de base tecnológica.