Inmodiario

El proceso para seleccionar el socio privado del operador metropolitano de vivienda de alquiler asequible Vivienda Metrópolis Barcelona (HMB) está llegando a la fase final.

El Consejo de Administración de la sociedad, formado a partes iguales por el Ayuntamiento de Barcelona y el área Metropolitana de Barcelona (AMB), ha aprobado la clasificación de las ofertas definitivas propuesta por la mesa de contratación, con la unión de las empresas Cevasa y Neinor al frente, para determinar el futuro socio privado que aportará el 50% del capital de HMB, de forma que el Ayuntamiento de Barcelona y la CON aportarán, cada uno, el 25%.

A partir de ahora, se abre un plazo de un mes porque el licitador mejor clasificado presente la documentación necesaria para poder formalizar la adjudicación, que culminará con la ampliación de capital de la sociedad, la cual quedará definitivamente constituida como empresa mixta.

Con la resolución del proceso, se hace un gran paso adelante para incrementar de manera sustancial los recursos destinados a la producción de vivienda de alquiler asequible, con el objetivo específico de construir al menos 4.500 durante los próximos años, 2.250 en la ciudad de Barcelona y 2.250 al resto de municipios que forman el área metropolitana. Para conseguirlo, entre los tres socios aportarán un capital social de más de 103 millones de euros.

Vivienda Metrópolis Barcelona representa un nuevo modelo de colaboración público-privada, en el cual el socio privado trabajará en un contexto de lucro inferior al de mercado y comparte ganancias en pie de igualdad con los socios públicos.

Así, se refuerza la estrategia de hacer frente a la falta de vivienda de protección oficial de alquiler asequible, después de décadas de políticas de vivienda que, por un lado, han favorecido la especulación inmobiliaria y, de la otra, han concentrado los esfuerzos de construcción de vivienda de protección oficial hacia la venta, con la consiguiente desprotección y privatización.

El modelo de colaboración público-privada que representa HMB persigue implicar el sector inmobiliario privado en inversiones de impacto social que satisfagan objetivos de interés público y cumplan la función social de la vivienda. Es decir, una cooperación público-privada institucional (no meramente contractual o concesional), simbiótica y sinérgica.

El calendario para el despliegue del proyecto de esta sociedad, dividido en cuatro etapas, prevé el desarrollo de proyectos de vivienda, en una primera fase, en terrenos de:

- La Marina del Prat Vermell de Barcelona (2 solares con capacidad para unas 125 viviendas).

- La Sagrera de Barcelona (1 solar con capacidad para 106 viviendas).

- Cuarteles de San Andreu de Barcelona (1 solar con capacidad para 112 viviendas).

- Salón central de Sant Boi de Llobregat (1 solar con capacidad para 110 viviendas).

- Cerro del Sastre de Montgat (2 solares con capacidad total para 130 viviendas).

- La Catalana de Sant Adrià de Besòs (1 solar con capacidad para 57 viviendas).

La suma total de este primer paquete de viviendas es de 640, y se prevé que puedan acceder alrededor de 1.600 personas. Por otro lado, el proceso de construcción generará aproximadamente más de 1.000 lugares de trabajo, según datos del mismo sector.

En la construcción de estas viviendas, el operador tendrá que garantizar la calidad ambiental y la sostenibilidad de los proyectos, con criterios de ahorro energético, así como el impulso de la innovación y de procesos de producción industriales. Los proyectos tendrán que fomentar la calidad arquitectónica, la accesibilidad universal y la flexibilidad de los usos en la vivienda, así como garantizar espacios comunitarios y exteriores de calidad.

Respecto a las personas que acabarán viviendo en las viviendas de HMB, los pisos se adjudicarán de acuerdo con los mecanismos habituales de las dos administraciones públicas. Estas personas pagarán el precio de alquiler de VPO vigente en cada momento, que actualmente es, como máximo, de 8,95 euros el metro cuadrado. En caso de personas con dificultades para pagar el alquiler por motivos socioeconómicos, las administraciones podrán subvencionar las cuotas.

Modelo público-privado al 50% y un consejero independiente de consenso

A partir de la resolución del Consejo de Administración de AMB, se abre un plazo de 30 días para que Cevasa y Neinor aporten toda la documentación necesaria establecida al pliego de la licitación para llevar a cabo la adjudicación definitiva y culminar el proceso de entrada del socio privado en el capital de la sociedad.

Si no presentan adecuadamente la documentación requerida en el plazo otorgado, se entenderá que retira su oferta y se procederá a requerir la documentación al siguiente licitador, según la orden de clasificación aprobada por el órgano de contratación.

La gobernanza de la sociedad se hará a través de un consejo de administración de nuevo miembros, cuatro elegidos por las administraciones públicas (dos por el Ayuntamiento y dos por el AMB), y cuatro más por el socio privado.

Una de las primeras acciones que tendrán que llevar a cabo será escoger de mutuo acuerdo un noveno consejero independiente, que ayude a resolver posibles discrepancias en los procesos de adopción de decisiones técnicas y económicas en la gestión ordinaria de la sociedad.