Inmodiario

El parque público de vivienda de alquiler de Euskadi ha superado su objetivo para 2020 y cuenta ya con 25.823 viviendas para este fin, según ha explicado el consejero de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes, Iñaki Arriola, en Parlamento Vasco.

Arriola ha desgranado en la sesión del Pleno de Control del Legislativo los principales resultados de la evaluación del último Plan Director de Vivienda (2018-2020), entre cuyos resultados destacan también la obtención del derecho subjetivo a la vivienda por 6.137 hogares y el apoyo a la rehabilitación de 29.160 viviendas en el último trienio.

El plan es la hoja de ruta para poner en práctica la Ley de Vivienda de 2015. En ella, se reconoce el derecho subjetivo a la vivienda, una protección social que en dos tercios de los casos ha supuesto la priorización de esas familias en la adjudicación de viviendas de alquiler, la principal herramienta establecida en la Ley para dar respuesta al derecho subjetivo.

Otras 1.134 han recibido la Prestación Económica de Vivienda (PEV) y la Prestación Complementaria de Vivienda ha alcanzado a 32.736 personas. En total 33.870 familias percibieron estas dos ayudas en 2020 (se han superado los objetivos, con un 118% de cumplimiento). En el trienio 2018-2020 las prestaciones al alquiler abonadas en ejecución del derecho subjetivo a la vivienda han alcanzado los 238,4 millones de euros.

Más parque público de alquiler

El número de viviendas públicas de alquiler ha crecido en Euskadi hasta situarse en las 25.823 actuales, muy por encima del objetivo de 22.000 planteado por el Plan Director de Vivienda. 14.981 de ellas son gestionadas por el Gobierno Vasco a través de la sociedad pública Alokabide.

Además, en el periodo 2018-2020 se han iniciado en Euskadi 2.053 viviendas protegidas de alquiler. Y a pesar de la caída que ha supuesto la suspensión temporal de las obras durante el confinamiento, tanto el Departamento con un 97% de cumplimiento y 753 viviendas como Visesa (102% de cumplimiento y 1.126 viviendas) han alcanzado los objetivos planteados.

En el contexto de la construcción de vivienda protegida para alquiler en toda España, donde entre 2014 y 2020 se han empezado 8.298 alojamientos de estas características según datos del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, Euskadi es la segunda que más ha impulsado, solo por detrás de Madrid, comunidad que nos triplica en población.

Esto supone que Euskadi concentra el 29% de todo el país, siendo una comunidad que concentra al 4,7% de la población. Es una tasa de 2,6 viviendas protegidas iniciadas por cada 1.000 viviendas principales, muy superior a todas las demás comunidades, con Navarra en segundo puesto, con 1,8. Entre 2018 y 2020 se han destinado 226 millones de euros en edificación de viviendas por parte del Departamento y Visesa.

Además, el Departamento ha destinado otros 116 millones de euros para financiar compras directas de viviendas ya construidas y subvenciones a la iniciativa pública y privada para promover viviendas protegidas en alquiler.

"Solo con un parque fuerte de vivienda pública de alquiler podemos hacer frente a las necesidades de vivienda de la ciudadanía", ha subrayado el consejero Arriola, "es algo que únicamente se puede conseguir a través del esfuerzo y el trabajo sostenido a lo largo de los años".

El consejero ha remarcado que uno de los aspectos que el Departamento reforzará es la colaboración con el sector privado y entes locales con el fin de impulsar la construcción de viviendas de alquiler protegido promovida por ellos. En este sentido, ha anunciado que instrumentos como el decreto de habitabilidad o la actualización de la orden de precios públicos, podrán ayudar a impulsar este sector.

6.400 viviendas del parque privado, para el alquiler social

En un año en el que se darán nuevos pasos para el desarrollo de la Ley de Vivienda, como el decreto de vivienda deshabitada, el consejero ha remarcado que el programa Bizigune, para movilizar el parque privado de vivienda y destinarlo a alquiler protegido, ha superado los objetivos, con una cartera de 6.451 viviendas del parque privado puestas a disposición por sus propietarios/as para el alquiler social. En 2020 se registró la cifra más elevada desde que se creó el programa, con 447 viviendas más (7,4% de incremento).

Con Bizigune, la renta de alquiler media pagada por las personas inquilinas fue de 236 euros de media en 2020, y la recibida por propietarios y propietarias de 520 euros. El Departamento aportó 114 millones de euros a este programa en el trienio 2028-2020, 4.732 euros de media por vivienda movilizada.

El programa ASAP cuenta con 313 viviendas y queda lejos de convertirse en mayoritario (alcanza únicamente el 34% del objetivo inicial), mientras que Gaztelagun, la ayuda para apoyar la emancipación de personas jóvenes, registró en febrero de 2021 2.100 ayudas concedidas, un recurso que se combina con otros, como los alojamientos dotacionales, espacios de arrendamiento temporal en cuya adjudicación se prioriza a la juventud de Euskadi. En el bienio 2019-2020 el Departamento de Vivienda ha destinado algo más de 4 millones de euros para el pago de las prestaciones al alquiler a jóvenes del programa Gaztelagun.

La rehabilitación, ralentizada por el coronavirus en 2020

El consejero ha destacado el "elevado nivel de cumplimiento" del plan pese a que las actuaciones del plan en 2020 se han visto impactadas directamente por los efectos de la pandemia. Este es el caso de la rehabilitación, el apartado del Plan Director de Vivienda más afectado por la incertidumbre económica de la Covid-19. El contexto ha hecho que muchas familias aplacen obras previstas pese a contar con ayudas concedidas.

En todo caso, los buenos resultados de los ejercicios de 2018 y 2019 han hecho que se alcance el 93% del objetivo previsto, y un total de 29.160 viviendas han recibido esta ayuda, con una subvención media por vivienda en 2020 de 1.715 euros en las rehabilitaciones aisladas y 3.302 euros en las integradas, con incrementos en los importes medios con respecto a otros años, un 5% y un 10% respectivamente. Las ayudas se han concentrado en un 57,7% en Bizkaia, 27,1% en Gipuzkoa y 15,3% en Álava.

Las ayudas del Departamento de Vivienda a la rehabilitación en el trienio 2018-2020 se han situado en 77,4 millones de euros y han movilizado una inversión privada total de las familias y hogares de 1.302 millones de euros. Se han logrado el 86% de los objetivos en el apoyo a la rehabilitación eficiente -6.880 viviendas en tres años- y el 93% en actuaciones para fomentar la accesibilidad universal -393 viviendas-.