Inmodiario

El Ayuntamiento de Barcelona no cobrará las cuotas de alquiler de las viviendas de su parque público durante los meses de abril, mayo y junio. Un total de 8.748 familias que viven de alquiler en viviendas gestionadas por el Instituto Municipal de la Vivienda y la Rehabilitación (IMHAB) no volverán a pagar el alquiler hasta el mes de julio. Se trata de una nueva medida extraordinaria adoptada para paliar los efectos de la pandemia de la COVID-19 y de la declaración del Estado de Alarma.

A partir del mes de julio las familias barcelonesas que viven en viviendas gestionadas por la IMHAB abonarán el importe de las mensualidades de abril, mayo y junio prorrateado en los 18 meses siguientes, es decir, entre julio de 2020 y diciembre de 2021.

Además, el IMHAB revisará las cuotas de alquiler de aquellas unidades familiares que hayan sufrido reducciones significativas de sus ingresos a raíz de la crisis, y las rebajará para adecuarlas a la nueva situación económica en la cual se encuentren. De hecho, es una práctica habitual de la IMHAB revisar y hacer rebajas de las cuotas cuando se producen bajadas de ingresos sobrevenidas en unidades familiares que son usuarias de su parque público. Este mismo procedimiento de revisión de cuotas de alquiler lo realizará, en caso de necesidad, la Fundación *Hàbitat3 para los más de 250 viviendas que gestiona en el marco del convenio con el Ayuntamiento de Barcelona y la Generalitat de Cataluña.

El Ayuntamiento de Barcelona también ha previsto ayudas para las familias que viven en pisos de la Bolsa de Alquiler de Barcelona. Actualmente hay alquilados a través de la Bolsa de Alquiler de Barcelona 891 viviendas. Los locatarios de este programa que sufran una reducción de sus ingresos a raíz de la crisis del COVID-19, lo tendrán que comunicar a la IMHAB, que activará ayudas porque puedan pagar sus alquileres. Los propietarios de los pisos cedidos a la Bolsa de Alquiler no notarán ningún cambio, puesto que continuarán recibiendo las mismas rentas por sus alquileres que reciben en la actualidad.

La moratoria de 3 meses y el pago aplazado mediante el prorrateo de las cuotas en los próximos 18 meses se aplicará también a 1.400 viviendas de protección oficial y en régimen de propiedad promovidos por la IMHAB.

Finalmente, el IMHAB tiene alquilados también alrededor de 400 locales comerciales situados en los bajos de los edificios que ha promovido. El pago de estos alquileres también quedará suspendido durante los próximos tres meses y se irá incorporando de forma progresiva el total de las tres cuotas en las rentas de los 18 meses siguientes.

En total, estas ayudas impulsadas beneficiarán un total de 11.689 locatarios del IMHAB de los cuales 400 lo son de locales comerciales, 1.400 son propietarios de HPO, 891 viven en viviendas de la Bolsa de Alquiler de Barcelona, y 250 lo son de viviendas cedidas a través del programa de la Fundación Hàbitat3.

Para poder afrontar este paquete de medidas, el Ayuntamiento ha habilitado una partida extraordinaria de 3,5 millones de euros en el presupuesto municipal, ampliable hasta 5,5 millones.

Las subvenciones públicas para pagar alquileres privados están garantizadas

El Ayuntamiento quiere aclarar también que las ayudas públicas para el pago de alquileres privados, de las cuales actualmente se benefician alrededor de 9.000 familias, están garantizadas. El hecho que las oficinas de vivienda estén cerradas supone una dificultad y una preocupación para estas familias, puesto que tienen que presentar la fotocopia de sus recibos mensuales para recibir las subvenciones. El Ayuntamiento ha decidido que mientras dure esta situación, las familias beneficiarias de estas ayudas pueden enviar por correo electrónico una fotografía de su recibo de alquiler. Las ayudas se tramitarán ahora de forma exprés y cuando se levante el Estado de Alarma se revisarán y se completarán los expedientes.

Llamamiento a ceder pisos turísticos para la Bolsa de Alquiler

El Ayuntamiento hace un llamamiento a propietarios y propietarias viviendas destinadas a usos turísticos, que pueden ver reducida su actividad a raíz de la pandemia, a incorporarlos a la Bolsa de Alquiler de Barcelona, para posar estas viviendas a disposición de la ciudadanía a precios asequibles. De hecho, en los últimos días, una decena de personas han se han animado a hacerlo. La Bolsa de Alquiler ofrece varias garantías y ventajas para estos propietarios:

- Garantiza el cobro de las rentas del alquiler

-Defensa jurídica

-Seguimiento y mediación del equipo de la Bolsa

-Ayudas al alquiler vinculadas en el programa Seguro multirriesgo del hogar

-Tramitación de la cédula de habitabilidad y la certificación de eficiencia energética

-Subvención a fondo perdido para realizar obras de rehabilitación hasta 20.000 euros

-Bonificación del 95% de la cuota del IBI

-Incentivo de 1.500 euros para incorporar un piso vacío o sin deuda

- Incentivo hasta 6.000 euros para incorporar un piso con impagos

-Asesoramiento jurídico y técnico, seguimiento y mediación de los equipos municipales de vivienda