Inmodiario

Movilizar la vivienda vacía, mejorar la accesibilidad en los locales comerciales y apoyar a los jóvenes de la ciudad son los tres ejes por los que el Ayuntamiento de Bilbao, a través de la empresa municipal Surbisa, quiere transitar en los próximos años para que los menores de 35 tengan mayores posibilidades de labrarse un futuro.

En este sentido, Surbisa ha propuesto ajustar las bases reguladoras de sus ayudas económicas a la rehabilitación 2016-2019 para incluir nuevos supuestos que le permitan alinearse con la estrategia municipal en estas materias.

En el caso del Plan Municipal 'Bilbao Gazte' y de movilización de vivienda vacía, Surbisa ampliará los supuestos de personas beneficiarias de ayudas económicas para la rehabilitación de elementos comunes de edificios a los que sean propietarios de viviendas vacía, cuando se acredite que las han incluido en alguno de los programas públicos de movilización de vivienda vacía, en especial para el alquiler a favor de menores de 35 años.

A estas personas les serían de aplicación los mismos requisitos y ayudas económicas contempladas para las personas residentes en las viviendas a rehabilitar.

Por su parte, para incentivar la accesibilidad universal en los locales comerciales, se ampliará el supuesto de personas beneficiarias de esta línea de ayudas para mejorar y/o resolver la accesibilidad de los locales con atención al público, a las personas titulares de nuevas actividades además de a las titulares de locales abiertos.

El objetivo es el de incentivar la accesibilidad al momento de adecuación y obra en los locales, apoyando la financiación del impacto de tal intervención, que en la mayoría de ocasiones implica afecciones graves al suelo y escaparates del local a rehabilitar.

Surbisa, siempre que es técnicamente viable, apuesta por favorecer la accesibilidad universal en sus áreas de intervención, para favorecer el desplazamiento de personas en cualquier circunstancia. E introducirá nuevas cláusulas que redunden en una mejora de la seguridad jurídica, tales como exigir la acreditación de la solvencia financiera de las empresas constructivas a las que las comunidades vecinales adjudiquen las obras.

También se favorecerá la acreditación técnica de la mejora de la eficiencia energética y se incluirá expresamente el requisito del cumplimiento de obligaciones derivadas de la adecuación urbanística, reteniendo las ayudas económicas en caso de incumplimiento.

En este marco de actuación, en 2017 Surbisa contará con 1,5 millones de euros, la misma cifra que el año actual. Y, al igual que en el presente ejercicio, incrementará su presupuesto al utilizar la autorización del Pleno municipal para destinar los recursos obtenidos de la venta de sus 7 viviendas en la calle Cantera número 2 para la concesión de ayudas económicas a la rehabilitación para atender las solicitudes existentes en 2016 y en 2017.