Inmodiario

El Consejo de Gobierno de las Islas Baleares ha acordado autorizar al Instituto Balear de la Vivienda (IBAVI) a iniciar el expediente de inversión para la adjudicación de las obras de la promoción de catorce viviendas de protección pública en la calle de Sant Jaume de Sant Ferran de ses Roques, en Formentera, por un presupuesto máximo de licitación de 1.401.691,29 euros.

Se trata de una promoción de gran demanda en la isla que el IBAVI ofrecerá en régimen de alquiler y que contará con viviendas de dos y tres dormitorios, con jardín o terraza. El IBAVI prevé iniciar las obras este año y estima que tendrán una duración de dos años.

La construcción de estas viviendas sociales estaba pendiente desde mediados del año 2011 por falta de disponibilidad presupuestaria y ha podido poner en marcha gracias a la gestión del IBAVI para buscar vías alternativas de financiación. Fruto de esta gestión, y de la colaboración de la Dirección General de Medio Natural, Educación Ambiental y Cambio Climático, se ha logrado obtener financiación europea a través del programa Life+2012 que ha concedido una ayuda de 754.012 euros, importe que permite cubrir el 48% del presupuesto del proyecto, que incluye tanto la construcción como la monitorización de las viviendas.

El proyecto, elaborado íntegramente por el personal técnico del IBAVI, incluye medidas medioambientales pioneras en las Islas Baleares que han sido claves para conseguir la ayuda europea y que permitirán reducir hasta un 75% el consumo de energía del inmueble, hasta un 50% las emisiones de CO2 durante el proceso de construcción, y hasta un 50% los residuos de obras.

Este proyecto, además, ha resultado finalista en los Premios Endesa 2012 a la Promoción Inmobiliaria más Sostenible, y en el concurso internacional de arquitectura bioclimática Bioarquitectura Mediterránea BAM012, en el que fue finalista en la categoría de Legislación y Certificación y nominado en las categorías de Territorio y Materiales.

La promoción, fruto del convenio de colaboración firmado en 2010 con el Consejo Insular de Formentera, se adecua a las normas subsidiarias del municipio y cumple las exigencias de protección derivadas de la declaración de Bien de Interés Cultural de la iglesia de Sant Ferran, cercana a futuras viviendas.