Inmodiario

La delegada territorial de la Xunta de Galicia en Lugo, Raquel Arias, ha destacado “el compromiso de la Xunta con la promoción de la vivienda pública”, lo que, pese a la actual situación económica, facilitó que, en estos momentos, se aproximen a 600 a las viviendas de protección oficial adjudicadas en la provincia a lo largo de los últimos cuatro años.

Arias participó en la entrega de las llaves de cinco viviendas de promoción pública rehabilitadas en el ayuntamiento de Monforte, en el edificio conocido como Hotel Comercio. El sorteo de las viviendas, realizado semanas atrás, determinó la adjudicación de siete viviendas, aun que con posterioridad se produjeron dos renuncias.

La delegada territorial significó que “el Gobierno gallego tiene en cuenta a necesidad de apoyar a los ciudadanos para el alquiler el adquisición de vivienda, más aún en un momento como el actual”, de ahí que mantenga el ánimo para seguir facilitando el acceso a vivienda a los demandantes de la misma.

De este modo, hace falta recordar que también están en proceso de adjudicación 156 viviendas en el barrio de Garabolos, en la capital lucense, cuyo sorteo está previsto que se desarrolle en las dos próximas semanas.

Por lo que respecta a las viviendas entregadas en el día de hoy, el precio que pagarán por el alquiler los adjudicatarios oscila entre 98 y 205 euros mensuales por vivienda, en función de la superficie de las mismas y de los ingresos acreditados. La superficie útil va del 40 a los 89 metros cuadrados.

El edificio del antiguo Hotel Comercio fue rehabilitado por el IGVS, dependiente de la Consellería de Medio Ambiente, Territorio e Infraestructuras, para destinarlo a viviendas de promoción pública destinadas a menores de 35 años en régimen de alquiler. El edificio aloja un total de ocho viviendas, de las que una ya había sido adjudicada en un anterior procedimiento en el que quedaron siete vacantes por falta de demanda. Las dos vacantes que quedan después de la entrega de llaves de hoy deberán ser adjudicadas de nuevo.

Al tratarse de viviendas rehabilitadas en un núcleo histórico, las mismas se destinan al alquiler por personas menores de 35 años, con ingresos entre una y 2,5 veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (Iprem) y que residan o trabajen en el ayuntamiento donde se encuentran las viviendas, así como emigrantes que deseen retornar a Galicia después de residir fuera por lo menos cinco años.

De la rehabilitación de este emblemático edificio resultaron tres viviendas de un dormitorio, cuatro viviendas de dos dormitorios y una vivienda de tres dormitorios. Además existe un local comercial de más de 120 metros cuadrados.

La adquisición del edificio supuso una inversión de 246.414,96 euros, a los que se suman los 1.333.625,84 euros invertidos en su rehabilitación, por lo que la inversión total realizado por el Instituto Gallego de la Vivenda e Solo fue de 1.580.040,80 euros.