Inmodiario

Sareb,el banco malo presidido por Jaime Echegoyen, vendió un total de 13.796 inmuebles durante los nueve primeros meses del año, lo que supone un incremento del 55% respecto al mismo periodo de 2016. De ellos, 7.855 se correspondían con activos propios y 5.941 estaban vinculados a préstamos de la compañía.

El crecimiento de ventas de activos se vio favorecido por la recuperación del mercado inmobiliario y el lanzamiento de diferentes campañas comerciales de Sareb, tanto en el segmento residencial como en el de no residencial (suelo, activos logísticos y oficinas). Así, mientras la comercialización de activos propios residenciales (viviendas, garajes y trasteros) creció a ritmos del 50%, hasta las 6.207 unidades, el segmento de no residencial (naves, locales, hoteles y oficinas) lo hizo en un 99,4%, hasta las 345 unidades.

Especialmente reseñable es el aumento de las cifras relativas a la obra en curso. En concreto, la compañía vendió 11 promociones que recibió inacabadas, frente a las tres que se vendieron en el mismo periodo del año anterior. También se vendieron 289 unidades residenciales, un 17% más que en los nueve primeros meses de 2016. En lo que respecta a la venta de suelos, Sareb se desprendió de 710 unidades en los nueve primeros meses del año, un 31% más que en el año anterior.

Este crecimiento se tradujo en una mejora del 33,3% en los ingresos provenientes de inmuebles, que se situó en 781 millones de euros, que incluye 47 millones procedentes de los activos en renta.

La cifra total de ingresos de Sareb al cierre de septiembre pasado creció un 3,6% respecto a los nueve primeros meses del 2016, hasta alcanzar los 2.394 millones de euros. Cabe tener en cuenta que, dada la composición de la cartera de activos de Sareb -integrada actualmente en un 68% por préstamos vinculados al sector inmobiliario-, el peso de los ingresos derivados de la gestión de estos préstamos sigue siendo mayoritaria respecto a los de las ventas de inmuebles.

Así, los ingresos de la gestión de préstamos cayeron el 6,8% en los nueve primeros meses del año hasta totalizar 1.599 millones de euros, fundamentalmente por los menores intereses cobrados y la reducción de las amortizaciones y cancelaciones de préstamos en una cartera de menor tamaño respecto al año anterior.

Por otra parte, el consejo de administración de Sareb ha decidido proponer cambios en su composición, que serán sometidos a aprobación en la próxima junta de accionistas.
Se propone la incorporación de Eduardo Aguilar Fernández-Hontoria en representación del FROB, en sustitución de Rodolfo Martín Villa, que deja la entidad tras haber cumplido un primer mandato de cinco años. Lo mismo ocurre con los dos consejeros de Caixabank, José Ramón Montserrat Miró y Antonio Massanell Lavilla, que serán sustituidos por Jorge Mondéjar López y Antonio Cayuela Gil. El representante del Banco Popular, ahora integrado en grupo Banco Santander, Rafael de Mena Arenas, será sustituido por Jaime Rodriguez Andrade.