Inmodiario

Apenas 4.500 inmuebles vendidos por la Sareb, el banco malo, entre enero y mayo de este año. Serían, a este ritmo, unos 10.000 al finalizar 2015. Muy lejos de las previsiones y también de las cifras logradas el pasado ejercicio, cuando la gestión minorista de su cartera inmobiliaria supuso unos ingresos de 871 millones, con la salida de 15.298 inmuebles, casi la mitad propios y el resto vinculados a préstamos de su propiedad.

El problema, de confirmarse esta tendencia, sería de calado, pues sería difícil uno de los grandes objetivos para 2015, como es la amortización de otros 3.000 millones de euros en deuda, para sumar, en sus tres años de vida, 8.700 millones devueltos.

La llegada de estos ingresos procedentes de las ventas minoristas iban a llegar por la puesta en marcha de los cuatro 'servicers', las cuatro gestoras de activos a las que Sareb transfirió este cometido a finales de 2014. Y es precisamente la demora en su puesta en marcha la que está provocando que las ventas hayan disminuido en torno a un 30% respecto al año pasado.

Mediado el ejercicio, el objetivo se empieza a ver como harto complicado de lograr por lo complejo que está resultando el proceso de migración de 170.000 activos, tanto inmuebles como carteras de préstamos, valorados en más de 48.000 millones de euros.

La adaptación de la gestión de activos de Sareb a Altamira es la que está resultando más complicada al tener que proceder a migrar tres carteras completas, la de BMN -la única ya acabada - y las de Catalunya Caixa y Caja 3. En cambio, en el caso de Solvia, Haya Real Estate y Servihabitat la migración se ha hecho con mayor celeridad. Lo facilitó el hecho de que el traspaso ya se había realizado en parte tras la venta previa que las entidades habían hecho a estas gestoras.

La filial inmobiliaria de Banco Sabadell que comercializará 42.862 activos procedentes de Bankia, Banco Gallego y Banco Ceiss valorados en 7.000 millones de euros, comunicaba hace unos días haber completado la migración de los 34.000 activos de Bankia. La operación ha supuesto trasladar las llaves de más de 15.000 inmuebles, introducir más de 10.000 activos en la web comercial de Solvia e incorporar a su base de datos, casi 500.000 documentos digitales vinculados a los inmuebles.

Tampoco, al margen de ajustes técnicos, está resultando muy complejo la transferencia de activos a Haya Real Estate, controlada por el fondo Cerberus, que fue elegida para gestionar durante cinco años un paquete de 52.000 préstamos vinculados al sector inmobiliario originados por Bankia y adquiridos posteriormente por Sareb por un importe de unos 18.000 millones de euros. En este caso, no había nada que migrar, pues ya lo había hecho previamente cuando la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri le había adjudicado esta gestión.

En el caso de Servihabitat, se ha completado la migración con los activos de Abanca, la de Banco de Valencia se realizó cuando Caixabank se quedó con esta entidad y solo quedaría pendiente la de Liberbank.

Apenas 4.500 inmuebles los vendidos por la Sareb, el banco malo, entre enero y mayo. Serían, a este ritmo, unos 10.000 al finalizar 2015. Muy lejos de las previsiones y también de las cifras logradas el pasedo ejercicio, cuando la gestión minorista de su cartera inmobiliaria supuso unos ingresos de 871 millones, con la salida de 15.298 inmuebles, casi la mitad propios y el resto vinculados a préstamos de su propiedad.

El problema, de confirmarse esta tendencia, sería de calado, pues sería difícil uno de los grandes objetivos para 2015, como es la amortización de otros 3.000 millones de euros en deuda, para sumar, en sus tres años de vida, 8.700 millones devueltos.

La llegada de estos ingresos procedentes de las ventas minoristas iban a llegar por la puesta en marcha de los cuatro 'servicers', las cuatro gestoras de activos a las que Sareb transfirió este cometido a finales de 2014. Y es precisamente la demora en su puesta en marcha la que está provocando que las ventas hayan disminuido en torno a un 30% respecto al año pasado.

Mediado el ejercicio, el objetivo se empieza a ver como harto complicado de lograr por lo complejo que está resultando el proceso de migración de 170.000 activos, tanto inmuebles como carteras de préstamos, valorados en más de 48.000 millones de euros.

La adaptación de la gestión de activos de Sareb a Altamira es la que está resultando más complicada al tener que proceder a migrar tres carteras completas, la de BMN -la única ya acabada - y las de Catalunya Caixa y Caja 3. En cambio, en el caso de Solvia, Haya Real Estate y Servihabitat la migración se ha hecho con mayor celeridad. Lo facilitó el hecho de que el traspaso ya se había realizado en parte tras la venta previa que las entidades habían hecho a estas gestoras.

La filial inmobiliaria de Banco Sabadell que comercializará 42.862 activos procedentes de Bankia, Banco Gallego y Banco Ceiss valorados en 7.000 millones de euros, comunicaba hace unos días haber completado la migración de los 34.000 activos de Bankia. La operación ha supuesto trasladar las llaves de más de 15.000 inmuebles, introducir más de 10.000 activos en la web comercial de Solvia e incorporar a su base de datos, casi 500.000 documentos digitales vinculados a los inmuebles.

Tampoco, al margen de ajustes técnicos, está resultando muy complejo la transferencia de activos a Haya Real Estate, controlada por el fondo Cerberus, que fue elegida para gestionar durante cinco años un paquete de 52.000 préstamos vinculados al sector inmobiliario originados por Bankia y adquiridos posteriormente por Sareb por un importe de unos 18.000 millones de euros. En este caso, no había nada que migrar, pues ya lo había hecho previamente cuando la entidad presidida por José Ignacio Goirigolzarri le había adjudicado esta gestión.

En el caso de Servihabitat, se ha completado la migración con los activos de Abanca, la de Banco de Valencia se realizó cuando Caixabank se quedó con esta entidad y solo quedaría pendiente la de Liberbank.