Inmodiario

No resulta fácil saber cómo se están comportando los Fondos de Activos Bancarios (FAB) montados por la Sareb, el banco malo, para vender, sin realmente hacerlo, algunos de sus inmuebles. No busque en su portal en Internet porque no va a encontrar absolutamente nada.

Para tratar de recabar información acerca de este complejo exclusivo de inversión hay que armarse de paciencia. Desde la página web de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), hay que navegar lo suyo hasta localizarlos y encontrar la información requerida, siempre que las sociedades gestoras hayan depositado los datos.

Tras acceder a la información, nos encontramos con que en los seis primeros meses de 2014, los FAB Bull y Teide han arrojado pérdidas conjuntas de casi 6,4 millones de euros, como consecuencia de que los 34,4 millones obtenidos por la venta de 437 inmuebles resultan insuficientes para atender el cuantioso gasto financiero que estas sociedades deben realizar. Precisamente por pagos por amortizaciones a la propia Sareb, en su doble papel de accionista y principal financiera.

El FAB Bull ha cerrado la venta de 235 inmuebles por 15,75 millones de euros no impidió cerrar el semestre con unas pérdidas de 2,84 millones de euros. Creado el 26 de julio de 2013 junto con el fondo HIG Capital, quedaba integrado por 1.687 inmuebles (939 viviendas, 550 plazas de garaje, 21 locales y 177 trasteros). HIG tiene el 51% del accionariado y la Sareb, el 49% restante. Con las ventas realizadas durante su primer año de actividad, la cartera de inmuebles del FAB Bull se ha reducido hasta 1.322 unidades.

Bull no fue legalmente constituido hasta el pasado 13 de diciembre, ya bajo la gestión de Intermoney Titulización. Lo hizo con un pasivo de más de 93 millones de euros, repartido en una emisión de valores por 24,7 millones de euros suscrita por el banco malo; otra, de 25,7 millones cubierta por HIG y un préstamo de 43 millones de euros financiado directamente por la propia Sareb.

También otorgó una línea de liquidez de hasta 10 millones de euros. A lo largo del semestre, el FAB Bull ha dispuesto de 1,3 millones en este semestre, con lo que el saldo disponible, al sumar lo gastado el año pasado, se ha reducido hasta 5,9 millones. En este caso, el fondo tiene pendiente de pagar a Sareb 3,33 millones de euros.

En Bull había un inversor, HIG que, por su participación del 51%, ha aportado casi 26 millones al suscribir una emisión en valores. Participaba del riesgo del fondo junto al banco malo. En Teide no porque Fortress no cubre ninguna emisión de deuda, que asume íntegramente Sareb.

Fortress, a pesar de contar con el 85% del FAB, deja todo el riesgo en manos de Sareb, aunque sí se llevará el 85% de los rendimientos recurrentes y de la venta final de los 2.441 inmuebles transferidos. En este caso, fue la propia Sareb —con el 15% del FAB— la que suscribió íntegramente la emisión de valores por un importe de casi 88 millones y, además, concedió un préstamo de 58 millones de euros y una línea de liquidez de otros casi 15 millones de euros.

Tras perder dos millones en sus diez primeros días de actividad en 2013, el FAB Teide ha arrojado un resultado neto negativo de 3,53 millones de euros durante el primer semestre de 2014. Lo hace tras vender 202 inmuebles por 18,7 millones de euros y embolsarse casi 41.000 por las rentas obtenidas por el alquiler de 37 inmuebles.

Durante el mes de julio, Sareb ha salido del FAB Teide al transmitir al Deutsche Bank tanto lo que resta del préstamo como la emisión de valores. Con la entrada del Deutsche como suministrador de la financiación senior se ha producido la cancelación de la pignoración de 731 valores de emisión de deuda emitidos a favor de Sareb y la pignoración de 860 valores a favor de la entidad germana.