Inmodiario

La startup valenciana Fynkus acaba de lanzar la aplicación del mismo nombre que va a significar, en palabras de Víctor Arenas, su impulsor, "la revolución 4.0 y el cambio de mentalidad que necesita el administrador de fincas para comenzar una nueva era en la atención y gestión de las comunidades de vecinos". La herramienta, en la que lleva trabajando desde hace cinco años, pretende llegar el próximo ejercicio a 300.000 propietarios de viviendas de más de 10.000 comunidades de toda España. El objetivo es que comiencen a comunicarse en la nube con su administrador de fincas y estén al día de lo que pasa en su inmueble "gracias a la aplicación Fynkus", indica Arenas, con más de 17 años de experiencia en el sector. "Son muchos los despachos de los casi 15.000 administradores de fincas colegiados -según las últimas cifras que maneja el Consejo General de Colegios de Administradores de Fincas de España (CGCAFE)- que aún siguen utilizando programas de gestión que no han conseguido ponérselo fácil para afrontar el necesario proceso de transformación digital y, lo que es peor, son complicados de utilizar y en los que la experiencia del usuario es, en algunos casos, muy deficiente", argumenta.

El reto de implementar en los despachos la sencillez tecnológica es el que se han fijado alcanzar desde Fynkus a través de su aplicación en la nube que cuenta a su vez con una app gratuita, disponible en iOS y Android, cuyo manejo "es tan fácil que no requiere ni manual de instrucciones", remarca Víctor Arenas, CEO de la startup que desde este mes de diciembre ya está cambiando la comunicación entre administradores de fincas y propietarios de viviendas.

"Nos vamos a tener que acostumbrar a que nadie tenga que esperar todo un año para saber en qué situación están las cuentas de la comunidad, al igual que no lo harían con sus cuentas personales", subraya.

Flexibilidad y eficiencia en la jornada laboral del administrador

Según sus cálculos, Fynkus ahorra a los administradores de fincas que la usan hasta un 70 por ciento de las llamadas telefónicas que atienden en su día a día y elimina labores rutinarias que les permiten ser más eficientes y tener más tiempo para atender a sus comunidades, acercarse a los problemas reales de los vecinos y reducir sus jornadas de trabajo interminables. "Los profesionales que utilizan Fynkus se dan cuenta de que ahorran tiempo, costes y mejoran su relación con los clientes", explica Víctor Arenas que subraya la "tranquilidad" que aporta saber que cualquier urgencia va a ser atendida al momento sin necesidad de estar "encerrado en el despacho".

Cómo funciona la app

Fynkus permite a los propietarios, entre otras cosas, conocer el saldo de la comunidad al momento, la fecha del próximo recibo y su importe, recibir un aviso del lugar y de la hora de la próxima junta, descargar el orden del día, consultar todo tipo de documentación, así como las últimas actas, ver los balances en gráficos o los gastos del edificio de forma desglosada y en tiempo real.

El administrador también dispone de una app, a parte de la aplicación en la nube, que le facilita realizar cualquier consulta y en cualquier momento, con toda la información contable que pueda necesitar de sus comunidades, propietarios y proveedores.

El único requisito para utilizar esta herramienta es que el administrador de la comunidad se registre a través de la web de Fynkus y añada los emails de los propietarios. Tras recibir un correo electrónico informativo, los vecinos ya se pueden descargar la aplicación en sus dispositivos móviles para conocer toda la información en tiempo real del edificio o su vivienda, a la que hasta ahora no tenían acceso.

Personalización y facilidad de transición

La startup dispone de un equipo de trabajo que durante estos primeros meses de lanzamiento va a estar ayudando a los despachos con varias comunidades a traspasar sus datos a Fynkus. Para cumplir con este compromiso, la app cuenta con herramientas para migrar los datos más pesados, como la información de los propietarios y durante las primeras semanas estará al lado de los administradores, poniendo en marcha la contabilidad de las comunidades de propietarios, con el objetivo de que este proceso de traspaso de todas las comunidades sea cuestión de horas.