Inmodiario

Las viviendas en alquiler en Madrid han crecido un 81% en lo que va de año con respecto a todo 2015, mientras que en Barcelona lo han hecho un 77%. Los resultados muestran el incremento de anuncios experimentado en Uniplaces.es, servicio de reserva de alojamiento para estudiantes, que se acercan ya a los 9.000 alojamientos en Madrid y superan los 5.000 dormitorios en Barcelona.

Para Joaquín Mencía, CEO de Uniplaces en España "este incremento refleja una tendencia creciente entre los propietarios de viviendas que prefieren buscar alquileres a medio plazo para garantizarse una renta durante más tiempo". Y añade que "de hecho, el porcentaje medio de crecimiento mensual de anuncios ronda el 6% en la capital y el 5% en la ciudad condal, lo que supone que el mercado de viviendas en alquiler para estudiantes se consolida entre los dueños de viviendas".

En Madrid y Barcelona, el precio medio que más buscan los inquilinos se sitúa en torno a los 350 euros y 400 euros. Mientras que las viviendas más populares entre quienes alquilan en la capital son las de tres habitaciones, que las solicita el 28.2%, seguidas de cerca por aquellas residencias que disponen de más de cinco dormitorios, preferidas por el 27%. Por su parte, en la ciudad condal los hogares que más se reclaman son los de tres y cuatro habitaciones (37% y 27%, respectivamente).

Según datos de Uniplaces, el 48% de quienes alquilan vivienda en la capital son estudiantes de grado y un 24% estudiantes de posgrado mientras que, en Barcelona, los porcentajes están más igualados, con un 27% de estudiantes de grado y un 30% de posgrado. La edad media se sitúa en los 24 años en Madrid y en 25 años en Barcelona, "lo que muestra que los jóvenes son uno de los grandes motores del mercado del alquiler", señala Mencía.

Analizando las reservas, abril, mayo y junio son los meses en los que los jóvenes que buscan alojamiento en Madrid se dan más prisa ya que la media de días de antelación con la que realizan la reserva se encuentra en 58, 55 y 60 días, respectivamente. Por el contrario, en Barcelona, los meses donde se reserva con más antelación son junio, con 41 días; julio, donde las reservas se realizan con 40 días de antelación y, noviembre, mes en el que las reservas alcanzan los 44 días de antelación. En este sentido, desde Uniplaces señalan que actualmente los estudiantes se encuentran inmersos en la búsqueda de alojamiento para la próxima temporada lo que demuestra que la demanda es constante a lo largo del año.

La media de duración de los alquileres en la ciudad condal se sitúa entre 3 y 5 meses, mientras que en Madrid, esta media sube y se sitúa entre los 4 y 6 meses de estancia. "La ventaja de este tipo de alquiler frente a, por ejemplo, el alquiler turístico es que los propietarios pueden estar seguros de que obtendrán sus rentas durante periodos más largos sin necesidad de estar buscando continuamente inquilinos", finaliza Joaquín Mencía.