Inmodiario

Valladolid. El consejero de la Presidencia y portavoz, José Antonio de Santiago-Juárez, ha presidido la que previsiblemente será la última reunión del Guardián de la Marca durante la legislatura que ha servido para culminar las fases de Investigación, Decisión y Creatividad de la Estrategia Marca Castilla y León.

El Guardián ha comenzado a debatir sobre un borrador del que saldrán las normas de uso de la Marca, que permitirán autorizar su empleo en cualquier iniciativa individual o colectiva que se identifique con los valores de la Marca y que se desarrolle, tenga su origen o esté asociada a Castilla y León.

El consejero ha manifestado su deseo de que la planificación que, después del proceso electoral de mayo, se defina para difundir la Marca Territorio durante los próximos cuatro años esté presidida por la misma característica que ha definido la Estrategia desde el comienzo; la participación. El Reglamento de funcionamiento del Guardián servirá precisamente para avanzar en la definición de los instrumentos de participación de la administración, la sociedad civil y el sector empresarial.

Durante la reunión, De Santiago se ha mostrado convencido de que "nuestra autoestima ha de ser la base de la reputación de Castilla y León; hay que avanzar en este sentido, porque nos sobra victimismo y nos falta autoestima; nos falta gustarnos más y saber disfrutar y compartir, en cada provincia, los éxitos de las otras".

La fase de difusión de la Marca, que será objeto a partir de septiembre de una nueva planificación a cuatro años en el marco de una estrategia "de lluvia fina", ya que un proceso de este tipo necesita de unos 20 años para desarrollarse plenamente al requerir una metodología y una estructura de trabajo "propia y diferente de otras estrategias de marca enfocadas a la comercialización de productos". De hecho, la Marca Territorio no tiene como finalidad directa la distribución de productos, sino la "creación de una imagen global"; se trata de una inversión en "reputación".

COMPOSICIÓN DEL GUARDIÁN

El Guardián, órgano encargado de garantizar la participación social en la definición de la estrategia de difusión de la Marca Territorio de Castilla y León cuenta con 23 vocales y, además de la Junta de Castilla y León, están representados los grupos parlamentarios de las Cortes de Castilla y León, las universidades públicas, la Federación Regional de Municipios y Provincias, el Consejo Regional de Cámaras de Comercio e Industria, las organizaciones sindicales y empresariales, las organizaciones profesionales agrarias, la Unión Regional de Cooperativas de Castilla y León y el grupo de expertos del programa "Las Comunidades Autónomas en el Siglo XXI" .

IMPULSO Y SEGUIMIENTO

Las funciones del Guardián se dividen en dos grandes bloques: en primer lugar las relacionadas con el impulso de la Estrategia. Se trata de definir las líneas estratégicas de planificación de las acciones de marketing y comunicación; fijar los parámetros para establecer programas de marketing colaborativo; determinar el ámbito de aplicación de la Marca en cada momento y precisar la necesidad de efectuar adaptaciones o modificaciones a su diseño.

En segundo lugar, las funciones de seguimiento tienen como objeto analizar desde el punto de vista económico y social la rentabilidad de las acciones realizadas para posicionar la Marca así como la penetración que experimente en los sectores económicos y sociales, en el ámbito institucional y, en general, en el conjunto de la ciudadanía castellano y leonesa.