Inmodiario

El Banco de España ha hecho balance, en una nota informativa de las medidas de apoyo a los trabajadores, familias y colectivos vulnerables, aprobadas por el Gobierno para hacer frente al impacto económico y social de la pandemia de COVID-19.

Entre ellas se incluye el establecimiento de una moratoria legislativa de las deudas hipotecarias y la suspensión temporal de las obligaciones derivadas de los contratos de crédito sin garantía hipotecaria para personas físicas que se encuentren en situación de vulnerabilidad económica como consecuencia de la crisis sanitaria provocada por el COVID-19, de acuerdo con los criterios establecidos por la normativa.

El número de solicitudes de moratoria con garantía hipotecaria alcanzaban las 228.322, de las cuales se había dado curso a 65.559, apenas el 29% de las peticiones realizadas por los clientes.

El saldo vivo pendiente de amortización de los préstamos suspendidos ascendía a 6.525 millones de euros.

Las solicitudes de moratoria de los contratos de crédito sin garantía hipotecaria fueron 296.924, habiéndose dado curso a 59.163.

En este caso, el saldo pendiente de amortización de los préstamos suspendidos se situaba en 585 millones de euros.

Para ambos tipos de préstamos, la gran mayoría de deudores beneficiarios y avalistas (por encima del 70%) son asalariados.

Respecto a los autónomos, el desglose por ramas de actividad muestra que, para ambos tipos de deuda, los principales sectores beneficiarios de la moratoria son comercio y hostelería, seguidos a cierta distancia de otros servicios, transporte y construcción. Conjuntamente representan más del 70% del total de moratorias a las que se ha dado curso hasta la fecha.

Por entidades, CaixaBank ha recibido con 95.000 solicitudes de moratorias, que se suma a otras 125.000 en créditos al consumo, en tanto que el Banco Santander recibía 45.000 peticiones para aplazar el pago de las hipotecas por parte de clientes afectados por la crisis del coronavirus.

En cuanto al BBVA, las solicitudes de moratoria hipotecaria se han elevado a 15.000 y en torno a 14.000 las relativas a créditos al consumo. Por lo que al Sabadell se refiere, ha dado el visto bueno a 1.810 moratorias y carencias, por casi 150 millones de euros.