Inmodiario

Barcelona. ¿Están intentando las entidades atraer a los buenos clientes que tienen su hipoteca contratada con la competencia? A la vista de los datos de subrogación de hipotecas de febrero de 2012, parece que sí. Tras el desplome experimentado el pasado año, parece que la actividad hipotecaria de las entidades en el segmento de subrogación está comenzando a animarse.

Las cifras de febrero resultan llamativas por dos motivos. El primero es que las hipotecas de subrogación por cambio de entidad, después de casi dos años de caídas, crecen en términos interanuales por primera vez desde marzo de 2010. El segundo elemento que sobresale es el ritmo de crecimiento en sí, ya que las hipotecas de subrogación del acreedor aumentan un espectacular 20,8% respecto a febrero de 2011.

Es cierto que el desplome experimentado en 2011 por este tipo de hipotecas, con una caída del 31,9%, hace que hasta cierto punto sea lógico que la corrección al alza sea intensa. Pero más allá de la posible sobrerreacción de la subida, lo cierto es que en un momento en el que la concesión de hipotecas continúa en caída libre (-43% interanual en febrero), resulta esperanzador que las entidades financieras muestren interés por aumentar su número de clientes con hipoteca, aunque sea buscándolos en la competencia.

El crecimiento de la subrogación también sorprende si se considera que este tipo de hipotecas también se han visto fuertemente afectadas por el endurecimiento generalizado de las condiciones de financiación hipotecaria. Así, los diferenciales aplicados a este tipo de producto hipotecario han subido significativamente en el último año. Actualmente las mejores hipotecas de subrogación que se pueden encontrar en el mercado son la Hipoteca de ING y la Hipoteca Activa Plus de Activo Bank, que ofrecen con un diferencial del 1,49% sobre euríbor.