Editor de InmoDiario.
Inmodiario

 

Critica a los que "politiquean" para asegurarse el control de 'su' caja en beneficio de un partido o de un bando de un partido

   MADRID, 26 Feb. (EUROPA PRESS) -

   El ex secretario general del PSM y diputado socialista por Madrid Rafael Simancas cree que "quizás" sea necesaria una banca pública "de forma coyuntural" para "atravesar con garantías la etapa más dura de la crisis" y propone que este papel lo hagan las cajas de ahorro, "al menos durante un tiempo".

   Simancas argumentó que los recursos del Instituto de Crédito Oficial (ICO) no llegan a las empresas porque el ICO "no puede hacer lo que no es", y que mientras las cajas de ahorros están funcionando "en clave puramente mercantil y exorcizando cualquier intento de orientar sus estrategias conforme al interés general".

   Así, en un artículo publicado hoy en la web de la Fundación Sistema recogido por Europa Press, arremetió contra quienes "politiquean cada día para asegurarse el control de 'su' Caja en tacticismos de vuelo rasante, en beneficio de su partido o, según comprobamos en la derecha madrileña, en beneficio de su bandería dentro de su partido".

   Por ello pidió un "gran acuerdo político e institucional" que abra la puerta a movilizar las cajas "en clave de banca pública" para que las empresas puedan acceder a los créditos y así engrasar la economía.

   Para Simancas, es necesario dejar atrás los "dogmatismos" de la economía liberal y, "si el sistema no funciona" y "conduce al desastre", "cambiarlo de verdad", en lugar de responder con discursos que son cada vez "más superficiales y tibios".

   "Se denuncia a la Banca privada con una contundencia rayana en la agresividad por bloquear la fluidez del crédito, se reclama la intervención urgente del Estado, pero se niega con un dogmatismo cuasi religioso el espantajo de la Banca pública", se lamentó el diputado madrileño.

CRÍTICAS A MAFO

   En este punto, criticó al "ínclito presidente del Banco de España", Miguel Ángel Fernández Ordóñez, subrayando que, mientras "sigue profesando fe neoliberal, defiende las privatizaciones y reclama el despido barato", advierte de "daños graves" en el sistema bancario y "no descarta la necesidad de la intervención pública".

   El diputado dedicó palabras similares a los gobiernos británicos y estadounidense por "renegar oficialmente de la banca pública" mientras Londres "utiliza el nacionalizado Northern Rock para suministrar a las empresas y a las familias los créditos que niega la banca privada", y en Washington "admiten que más temprano que tarde acabarán nacionalizando el City Group y el Bank of America".