Editor de InmoDiario.
Inmodiario

  LONDRES.   El presidente de BBVA, Francisco González, resaltó hoy la necesidad de tener un sólo regulador y un sólo supervisor para el mercado financiero europeo, que podrían estar integrados dentro del Banco Central Europeo (BCE), aunque reconoció que actualmente esta situación es imposible.

   En una entrevista concedida al diario británico Financial Times recogida por Europa Press, González señaló que en un momento como el actual, con mercados globales, se necesita un regulador y un supervisor único al menos en Europa y Estados Unidos, aunque, a su juicio, hoy en día "es imposible".

   No obstante, el presidente de BBVA valoró de manera muy positiva el papel del Banco de España en la supervisión del mercado, ya que ha permitido a las entidades afrontar mejor la crisis al prohibir la contabilización de capital fuera de balance y la obligación de crear provisiones anticíclicas, que se han traducido en "un gran colchón para hacer frente a la situación actual". "El Banco de España es un modelo a seguir", añadió.

   Respecto a las causas de la crisis que afecta a los mercados internacionales, González apuntó principalmente a la falta de una adecuada regulación y supervisión en algunas partes del mundo, y a la "codicia" de muchas entidades y banqueros, que han olvidado los principios básicos del sistema bancario, como la prudencia y la buena ética.

   En este sentido, indicó que el 'caso Madoff' es un ejemplo perfecto de carencia de regulación apropiada y de supervisión y, aunque reconoció que algunos clientes institucionales pidieron financiación a entidad para invertir en estos productos, el banco no ha tenido nunca negocios con este directivo. Respecto a los 300 millones de euros en préstamos que concedió al entidad, González señaló que serán incluidos en los resultados del banco en el último trimestre de 2008.

   Preguntado durante la entrevista, que realiza el director del periódico, Lionel Barber, sobre si los bancos necesitarán más capital, González resaltó que en términos generales esta necesidad depende del ciclo, ya que mientras los precios de mercado sigan bajando, las entidades necesitarán más capital. No obstante, matizó que esta situación no se puede extender a todo el mundo.

   En este sentido, señaló que tanto en Estados Unidos como en Europa la situación de las entidades es distinta y que algunas están bien y otras necesitan capital, por lo que, a su juicio, no es fácil dar una respuesta concreta.

   González también subrayó que la actual crisis tiene tres fases, la crisis financiera, la crisis económica y que habrá una tercera fase relacionada con la innovación. A su juicio, la crisis financiera está "muy cerca de tocar fondo" y que la económica española tocará fondo en los próximos meses, para ver "la luz al final del túnel" al final del ejercicio.

BBVA, "JUGADOR FUERTE".

   Asimismo, González destacó que la entidad que dirige ha salido airosa de la crisis porque su estrategia se centra en la combinación de dos factores, además de la regulación del Banco de España, en una cultura y unos principios basados en las personas y la innovación. Entre los principios, destacó el no conceder préstamos a personas que no pueden pagarlos.

   González también resaltó que BBVA es capaz de tener un modelo fuerte de negocio porque entiende muy bien la innovación y tiene unos principios muy fuertes en la "fabricación del negocio", como la relación a largo plazo con el cliente. "Es muy importante no pensar en el corto plazo, sino en el medio y largo plazo", añadió.

   En este sentido, el directivo subrayó que el sistema financiero español está sano, aunque es inevitable que se produzca una cierta concentración de entidades, no sólo en España, sino también en otros países, ya que, actualmente, existen unas 20.000, y que BBVA es uno de los "jugadores más fuertes en el mundo".

   BBVA "está en el top ten", indicó González, quien subrayó que la posible adquisición de nuevas franquicias depende del precio y de la calidad del negocio. Asimismo, señaló que, a su juicio, la innovación, algo a lo que la entidad dedica mucho esfuerzo e inversión, debe entenderse como un deber y como una plataforma que proporciona una infinidad de oportunidades de negocio.  

   Por último, respecto al mercado inmobiliario, González resaltó que la entidad que dirige es un "jugador grande" en España pero que ha reducido su exposición a lo largo de los últimos años, por lo que actualmente se encuentra "muy cómoda".