Vía Célere

PATROCINA
Inmodiario

Miguel Pinto comenzó su carrera en Buenos Aires como controller financiero de una multinacional del vino (Sogrape). En el 2002, de vuelta a Europa, trabajó en HDS y en 2005, se incorpora a Grupoi como director del departamento de estudios de mercado residenciales. En 2011 se convirtió en el primer responsable de RSC de Vía Célere y, 3 años más tarde, fue nombrado Director de Innovación en el grupo. Actualmente es Director General de Estrategia de la compañía. Miguel colabora como profesor en distintas Universidades y es licenciado en Business Management por la Universidad de Oporto, tiene un Máster en Dirección de Negocios Inmobiliarios en ICADE, otro en Economía e Innovación cursado en la Universidad Autónoma y uno en Transformación Digital en el ISDI (MIB).

- ¿Cuánto peso tiene el inmobiliario en el consumo energético global?

    El sector inmobiliario es una de las áreas de actividad que más impacto tiene en el consumo energético global. Según la Agencia Internacional de la Energía, la construcción de edificios y las obras de ingeniería civil representan el 20% del total del consumo energético y de las emisiones de gases de efecto invernadero en el mundo. En este sentido, todos los actores que operamos en él tenemos que ser conscientes de nuestro impacto en el entorno, con el objetivo de tomar las medidas necesarias para reducir la huella medioambiental.

    Por este motivo, desde Vía Célere, estamos trabajando con la Universidad Autónoma de Madrid, y a través del Observatorio de Sostenibilidad Ambiental de la Edificación Residencial, para profundizar en este conocimiento y detectar aquellas fases del proceso constructivo en las que debemos incidir más para que los procesos se vuelvan más sostenibles y eficientes.

    - ¿Qué medidas se están tomando para potenciar la eficiencia energética de las viviendas?

      Principalmente se están trabajando en dos vías básicas. En primer lugar, en optimizar el consumo de energía dentro de la vivienda. En este sentido, por ejemplo, en Vía Célere hemos trabajado en instalar ventilación de doble flujo, que permite renovar el aire de la vivienda de forma constante sin abrir la ventana y conservando la temperatura. Así mismo hemos incorporado materiales más aislantes o suelo radiante.

      Por otra parte, la otra vía de investigación por la que apostamos es la aplicación de energías renovables para disminuir el consumo eléctrico o de gas en las viviendas. En este sentido hemos implementado geotermia y aerotermia en un gran número de edificios.

      Todo ello, además, lo combinamos con una labor de divulgación y formación a los clientes, de forma que conozcan todas las ventajas de estas innovaciones y que, también, sepan emplearlas de la forma más optima posible.

      - ¿Y de los procesos de construcción?

        En los procesos, las innovaciones se han centrado sobre todo en conseguir aumentar la eficiencia de todo el proceso. Es decir, desde su concepción (el proyecto) hasta la ejecución (la construcción misma). Para ello, nos hemos apoyado en la implementación de filosofía Lean Construction a través de herramientas como el BIM (Building Information Modeling) y Last Planner System. Estos nuevos sistemas y formas de trabajo optimizan al máximo los tiempos de construcción y, como consecuencia, mejoran el uso de materiales y energía. Además, también estamos incorporando soluciones de industrialización que avanzan en esta dirección. Por último, y para reforzar lo anterior y seguir mejorando en los aspectos más fundamentales, también estamos impulsando investigaciones que nos ayuden a detectar aquellos aspectos del proceso de construcción que más impacto directo tengan en su sostenibilidad ambiental (la huella hídrica, la huella de CO2?).

        - ¿Es la eficiencia energética un factor relevante en la compra de una vivienda?

          Sin lugar a dudas. Según un barómetro realizado por Vía Célere en 2018, el 64,5% de los españoles valoran bastante o mucho la sostenibilidad en la compra de su vivienda. Mientras que el 72,6% afirma estar bastante o muy comprometido con el medio ambiente. Por supuesto, hay otros elementos decisorios que siguen siendo más relevantes, como la ubicación, el precio y el tamaño, pero la eficiencia energética se ha convertido en una cualidad demandada a la hora de adquirir una vivienda. Esto se debe no solo a su compromiso medioambiental, sino también al ahorro en la factura energética que pueden llegar a acumular a lo largo de un año.

          - ¿Crees que el futuro del sector pasa por la eficiencia energética?

            No es una cuestión de futuro, la eficiencia energética es el presente de nuestro sector. Como hemos comentado, ya no solo se trata de un compromiso medioambiental, sino también una demanda de los clientes, que quieren adquirir una vivienda que sea respetuosa con el entorno y que, además, les suponga un ahorro en la factura eléctrica a final de mes. En Vía Célere estamos muy comprometidos con ello y con la construcción de unas ciudades más modernas, eficientes y verdes, y por ello creemos firmemente que la eficiencia energética es una característica fundamental en los procesos de construcción y en el producto final.

            En este sentido, tenemos que tener en cuenta que las decisiones que tomemos ahora, teniendo en cuenta el largo ciclo de vida de las viviendas, van a seguir teniendo impacto dentro de muchas décadas. Por este motivo, la apuesta por la eficiencia energética no es algo que podamos posponer en el tiempo.

            - Vía Célere es una promotora conocida por su compromiso con la sostenibilidad ¿Cómo trabajáis en este sentido?

              Nosotros trabajamos en fomentar la sostenibilidad de las ciudades del futuro dentro del marco de los ODS. Nuestro objetivo es buscar la máxima eficiencia y sostenibilidad en nuestros productos y procesos mientras que, al mismo tiempo, incrementamos el confort de todos nuestros clientes.

              Para ello, desde nuestros comienzos nos hemos apoyado en la innovación para desarrollar e introducir en el mercado español ciertas medidas que consideramos fundamentales para ser respetuosos con el medioambiente. Por ejemplo, hemos implementado en nuestras viviendas y también en algunas de nuestras oficinas, un sistema de geotermia con el que conseguimos un suministro de energía renovable aprovechando la temperatura del subsuelo. Igualmente, también usamos de la aerotermia, que extrae la energía calorífica del aire. Todo ello, combinado con las medidas antes mencionadas como la ventilación de doble flujo, detectores de movimiento para las luces, suelo radiante, materiales aislantes, etc.

              - ¿Cuánto impacto tiene la eficiencia energética en vuestros clientes?

                Depende de la eficiencia energética de cada promoción, pero en una promoción tipo, con unos 100m2 de vivienda y calificación energética A en Madrid puede suponer 640€ al año de ahorro frente a una vivienda similar de calificación E. En lo que respecta al medioambiente, esta certificación también implica reducir casi un 90% las emisiones de CO2.

                A nivel general, en 2018, calculamos que todas las promociones de Vía Célere, tanto entregadas como en fase de construcción y diseño, ahorraron de manera agregada más de 3.302 toneladas de CO2, en comparación al CO2 que hubiesen emitido con la calificación mínima exigida por la legislación española. Esto supone que el ahorro de emisiones de las promociones de Vía Célere en 2018 es equivalente a las que desprendería un automóvil medio de gasolina que recorriese más de 17 millones de kilómetros, o lo que es lo mismo, casi 430 vueltas al mundo.

                - Vuestra iniciativa Célere Cities busca extender vuestras iniciativas sostenibles más allá de vuestra propia compañía. ¿Podrías detallarla más?

                  Célere Cities es una estrategia de la compañía con la que queremos seguir sumando iniciativas para crear mejores entornos, crear ciudades más humanas y sostenibles en línea con los ODS. Para ello, además de tender la mano a todos los agentes internos y externos de nuestro sector, agrupamos bajo esta iniciativa todas las acciones de la compañía, iniciando de forma anual nuevas líneas de investigación y actuación.

                  En 2019 nos focalizamos en dar visibilidad a la huella hídrica de la edificación residencial, estudiando cómo afecta a este valor cada una de las actividades que conlleva construir un edificio y comprometiéndonos a tomar medidas para reducirlo. En concreto, por ejemplo, nuestra segunda edición de Future Cities buscó a proyectos empresariales de jóvenes que ayudaran a optimizar el uso de los recursos hídricos de una ciudad.

                  Este año, además de continuar nuestra investigación en medir la huella de CO2 durante la construcción de un edificio en altura, vamos a comenzar también a fomentar la reducción del consumo energético y a compensar nuestra huella de carbono.