Inmodiario

Madrid Calle 30, sociedad de economía mixta, adscrita al Área de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, ahorró entre septiembre de 2017 y febrero de 2018 un total de 464.000 euros en la factura eléctrica en comparación con los años anteriores.La empresa encargó un estudio de las potencias demandadas durante un año en cada uno de los seis periodos y en cada una de las catorce acometidas. Mediante el uso de algoritmos de optimización, minimizando la variable coste, se concluyó en unos valores de la potencia óptima a contratar.

Atendiendo a un criterio conservador, para no perder los derechos de acometida cercanos a la potencia instalada en los túneles de Madrid Calle 30, se decidió llevar el periodo tarifario P6 (que es el de menor coste) a la potencia máxima demandada. Con ello se asegura que en caso de emergencia se pueda requerir potencias muy superiores a las contratadas (pagando penalizaciones) en todos los periodos.

El estudio de optimización de las potencias a contratar en Alta Tensión concluía con un posible ahorro económico de aproximadamente 760.000 euros en la facturación anual por éste concepto. Tras la elaboración del estudio se solicitó el cambio de potencia de acceso a los valores óptimos. Estas modificaciones se hicieron efectivas progresivamente desde septiembre de 2017 hasta enero de 2018, obteniéndose hasta el mes de febrero de 2018 unos ahorros reales de 464.000 euros comparando la facturación con años anteriores.La factura eléctrica tiene dos partes claramente diferenciadas: el coste de la energía consumida y el de la potencia de acceso.

El término de potencia es un coste fijo, que puede tener penalizaciones cuando la demanda de potencia es superior a la contratada.

En Madrid Calle 30 se tiene un consumo eléctrico variable. Las potencias demandadas no siempre corresponden con las potencias contratadas. Esto supone pagar más de lo necesario por el término fijo cuando la potencia máxima no llega a la potencia contratada o pagar excesos de potencia cuando la potencia demandada supera a la contratada.

Además, tanto el precio de la energía como el del término de potencia varían en función de la franja horaria, día de la semana y mes del año, estableciéndose seis periodos con precios diferentes.