Inmodiario

La Comunidad de Madrid pone en marcha una nueva edición del Plan Renove de Electrodomésticos, dotado con 2.780.000 euros, que tiene como objetivo fomentar la sustitución de electrodomésticos por otros nuevos de menor consumo energético a través de la concesión de incentivos económicos que faciliten la adquisición de los mismos.

Así pues, esta iniciativa supone un beneficio tanto para los comerciantes, que verán incrementadas sus ventas, como para los consumidores, que, además del descuento directo, verán rebajados sus recibos de electricidad. Para la edición de este año se van a conceder ayudas para la sustitución de frigoríficos, combis, lavadoras o lavavajillas usados por otros de clasificación energética A+++.

os descuentos se realizarán directamente en los establecimientos colaboradores a la hora de adquirir los nuevos electrodomésticos. En el caso de las lavadoras, los descuentos serán de 70 euros, para los lavavajillas alcanza los 110 euros y, si se trata de frigoríficos y combis, las ayudas serán de 150 euros.

Entre las condiciones para los compradores se fija que el electrodoméstico adquirido y objeto de subvención debe tener como destino final la sustitución de un electrodoméstico ya existente y su instalación dentro del territorio de la Comunidad de Madrid.

El plazo para adquirir los aparatos será desde el día del lanzamiento del Plan Renove de Electrodomésticos 2018, el 20 de marzo, hasta el agotamiento de los fondos presupuestarios disponibles.

Más de 574.000 electrodomésticos reemplazados

Desde su puesta en marcha en 2006, el Plan Renove de Electrodomésticos ha permitido la sustitución de más de 574.000 electrodomésticos por otros más eficientes, de ellos 259.385 lavadoras, 181.000 frigoríficos, 90.774 lavavajillas, 9.808 congeladores, 19.823 hornos y 13.593 encimeras de inducción.

Para ello, la Comunidad de Madrid ha destinado al Plan Renove de Electrodomésticos más de 47.000.000 euros, a los que se suman los 2.780.000 euros de la edición de 2018.

Se estima que el reemplazamiento de estos equipos ha permitido desde la puesta en marcha de este Plan un ahorro energético anual superior a las 23 kilotoneladas equivalentes de petróleo.

Con la edición de 2018 se espera conseguir un ahorro energético adicional de 1,4 kilotoneladas equivalentes de petróleo, con lo que dejarán de emitirse a la atmósfera más de 6.500 toneladas de CO2 al año. En la Comunidad de Madrid, el sector residencial es el segundo mayor consumidor de energía por detrás del transporte y el 20 % de la energía que se consume en este sector está destinada al funcionamiento de los electrodomésticos.