Inmodiario

La ciudad de San Sebastián empieza a ver los frutos de proyecto de eficiencia energética SmartKalea, puesto en marcha hace dos años con vistas a fomentar la sostenibilidad medioambiental, la participación ciudadana y la transparencia utilizando tecnología puntera, y se materializa en la Calle Mayor, una de las principales calles de la Parte Vieja Donostiarra.

Durante el año 2015 un total de 25 comercios y 62 viviendas han participado en el proyecto en el ámbito de la Eficiencia Energética, que gracias a los contadores inteligentes de electricidad y agua han podido monitorizar sus consumos.

Los resultados obtenidos se resumen en un ahorro del consumo del 53% por la detección de presencia, del 74% de potencia con el cambio de la tecnología de Vapor de Sodio a LED, y un 88% de ahorro total conjunto en el conjunto eléctrico público.

También se constata un ahorro importante en viviendas y comercios gracias a los contadores inteligentes instalados, y a la asesoría individual. Solo en calle Mayor, las viviendas han reducido un 12% su consumo energético.

El proyecto destaca por su carácter participativo, no solo por la colaboración de los comercios de la calle y de los residentes-ciudadanos, sino también por la cooperación de las empresas locales, para las cuales este proyecto constituye una oportunidad económica, ya que sirve de plataforma de testeo en entorno real de sus tecnologías.

La utilización de estos sistemas en zonas peatonales permite a los viandantes sentir el máximo nivel de seguridad, al mismo tiempo que se avanza en la conservación del cielo nocturno y ofrece ahorros energéticos para la ciudad. San Sebastián es la primera ciudad española en contar con dicha tecnología dentro de su casco histórico.

De cara al presente ejercicio, el proyecto SmartKalea pretende aumentar el número de participantes con el objetivo de que se incorporen 30 nuevos comercios y 45 viviendas. Además de instalar nuevos dispositivos de monitorización de la energía eléctrica y contadores inteligentes de agua.

Además, los responsables municipales van a impulsar la creación de una agrupación de consumidores entre los residentes y comercios implicados en este proyecto, para la compra colectiva de energía eléctrica y de origen renovable.

También se pretende ampliar el sistema de conteo de personas a los puntos más significativos de la Parte Vieja, así como la potenciación de este sistema en el interior de los comercios. Otra iniciativa prevista es la instalación de un cargador solar inteligente para dispositivos móviles autónomo que pueda incluir sistemas Smart para la ciudadanía.