Inmodiario

La construcción circular será el factor determinante para frenar el cambio climático

El ciclo Diálogos con Tarkett ha analizado hoy la necesidad de repensar el modelo de construcción para integrar criterios de sostenibilidad en todos los eslabones de la cadena.La construcción es el sector que más residuos genera en la UE, según la Agencia Europea del Medio ambiente, y es responsable del 38% de las emisiones globales de CO2 y del 35% del consumo de energía según la AIE.

Uno de los principales retos de la construcción circular es la brecha existente entre las grandes empresas del sector de la construcción y las Pymes, que precisan ayuda a la hora de implementar un modelo de negocio más sostenible.

Superar las limitaciones de la obsolescencia y empoderar al consumidor para que también sea parte activa de la circularidad del proceso son los principales retos más inmediatos para el sector.

Si hay un sector que ha salido reforzado en España de la pandemia es el de la construcción. En un primer momento, como todos, sufrió la parálisis del estado de alarma y cese de la actividad, pero en noviembre recuperó su actividad y ha conseguido cerrar abril de 2021 con el mayor crecimiento en el número de empresas de los últimos ocho años, según publicó el Observatorio Industrial de la Construcción.

La buena salud del sector, motor económico de la economía española, debe ser un estímulo para repensar el modelo de construcción para integrar criterios de sostenibilidad en todos los eslabones de la cadena. Este es el punto de partida de Economía circular y nZeb, el gran reto del sector de la construcción, una nueva edición del ciclo de coloquios Diálogos con Tarkett que contó con Antonio Bernal, director de innovación y Lean2Cradle®en CONSTRUCÍA; Pablo Abad, Consultor en Energía, Sostenibilidad y Movilidad en CBRE; Dra. María Teresa Pérez Martín, Consultora experta en políticas ambientales para organismos internacionales, como el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente, entre otros. Acompañados por Rafael Rivelles, Product & Sustainability Manager de Tarkett e Ildefonso Lecea, marketing manager de Tarkett, compañía líder en soluciones innovadoras para suelos y superficies para aplicaciones profesionales y residenciales. Los expertos realizaron una radiografía de la construcción circular en España, sus retos y casos de éxito que demuestran cómo integrar todos los eslabones de la cadena en un proyecto sostenible es positivo tanto para el bienestar de las personas como para el medio ambiente.

La brecha sostenible entre las grandes empresas y las pymes

El sector de la construcción es el que más residuos genera en la UE, según la Agencia Europea del Medio Ambiente. Observando los datos de la Agencia Internacional de Energía (AIE), los edificios son responsables del 38% de las emisiones globales de CO2 y del 35% del consumo de energía. Por este motivo, la necesidad de cambiar de un modelo lineal a uno circular es indiscutible. En este sentido, en España, como en tantos países de nuestro entorno, la reciente crisis provocada por el COVID19 ha sido un revulsivo para todas las políticas de sostenibilidad.

"Necesitamos que las instituciones trabajen para promover e impulsar la economía circular. El Pacto Verde Europeo, por ejemplo, es nuestra hoja de ruta para dotar a la UE de una economía sostenible. La creciente consciencia social en el ámbito de la sostenibilidad va a acelerar que las empresas adopten cambios reales y tangibles en este aspecto", indicó María Teresa Pérez.

El coloquio desveló cómo las grandes empresas del sector de la construcción ya dedican recursos tanto humanos como financieros a cambiar su modelo de negocio hacia uno más comprometido con el entorno. Sin embargo, las pymes tienen más dificultades para transformarse. En este sentido, la experta destacó la necesidad de apoyarlas con iniciativas a través de los clusters, ya que aglutinan conocimiento en la cadena de valor. Además, María Teresa Pérez expuso también la necesidad de "superar las limitaciones de la obsolescencia psicológica y empoderar al consumidor para que también sea parte activa en la circularidad del proceso" como retos más inmediatos para el sector de la construcción.

La importancia de transformar el sector de la construcción a todos los niveles

Los expertos invitados al ciclo de Diálogos Tarkett coincidieron en cómo la transformación debe realizarse a todos los niveles, desde el diseño del proyecto hasta la materialización del mismo. "Tanto constructores como proveedores de materiales deben trabajar alineados. La construcción circular ofrece la máxima eficiencia en consumo de recursos no solo en el momento de la construcción, sino a lo largo de todo el ciclo de vida del edificio", explicó Antonio Bernal de Construcía. Además, añadióque "la transformación de la industria es esencial y las empresas son ahora más permeables a la implantación de modelos circulares que generan un impacto económico positivo para las compañías. La construcción circular ha ido evolucionando y las organizaciones son ahora más responsables y conscientes de sus beneficios".

Por su parte, Pablo Abad, de CBRE incidió también en la importancia de tener en cuenta que "la normativa española de la construcción va todavía por detrás de las certificaciones y es clave avanzar en ella para marcar las pautas de la sostenibilidad en el sector". Cada vez son más las empresas que no solo buscan una certificación de su proyecto, sino implicarse de forma real en el proceso de la sostenibilidad, desde el ahorro de agua, pasando por la implementación de energía renovable o la gestión de residuos hasta la reutilización de materiales. Existen programas innovadores como ReStart® de Tarkett, centrado en la recuperación y reciclaje de suelos, que permite retirar el suelo antiguo o sobrantes de obra para darles una segunda vida y convertirlos en materia prima de alta calidad que utilizará para producir nuevas superficies.

Materiales, aliados en esta nueva etapa

En el coloquio se expuso que no se busca reducir el consumo, sino promover un consumo distinto en el que todos los materiales, una vez que acaba su ciclo útil, pueda recuperarse y reintroducirse en la industria. Para ello, es necesario invertir en investigación y liderar el cambio. Rafael Rivelles explicó el caso de Tarkett, que desde 2011 aplica los principios del Cradle to Cradle.

Esto significa que la mayor parte de los materiales han sido evaluados por la Agencia para el Fomento de la Protección Medioambiental (EPEA) para garantizar productos de calidad que sean seguros para el ser humano y que contribuyan no solo al confort y la estética, sino también además del impacto medioambiental, debe crear un entorno saludable.

"En Tarkett fuimos pioneros con la moqueta 100% reciclable, con la que se podía separar perfectamente el residuo de la fibra, algo que en la coyuntura actual cobra una mayor relevancia si tenemos en cuenta, por ejemplo, que con los desechos de las moquetas que se utilizan en Nueva York tendríamos 20 capas de moqueta para cubrir todo Manhattan", explicó Rivelles. Además, apunta hacia un nuevo concepto de sostenibilidad no solo ligada al impacto medioambiental, sino también a la salud del usuario. Los pasos para afianzar la construcción circular pasarían por, además de reciclar los productos viejos, trabajar en el compromiso de 0 residuos.

Estas son las claves señaladas por los expertos en el reto de la economía circular en la industria de la construcción, una transformación necesaria para acelerar un viaje hacia una economía más regenerativa y ecológicamente consciente con la que salvaguardar los recursos naturales de la planta.