Inmodiario

Organizado por el Consorci de la Zona Franca de Barcelona y la Asociación de Cámaras de Comercio e Industria del Mediterráneo (ASCAME) con el apoyo de la Cámara de Comercio de Barcelona, la Cumbre Mediterránea de Logística y Transporte celebrará su 17ª edición los próximos días 26 y 27 de junio dentro del InTrade Summit BCN, que se desarrollará en el marco de la Feria líder de Logística, Transporte, Intralogística y Supply Chain del Sur de Europa (SIL 2019).

La cumbre acoge la 17 edición del Meda Logistics & Transport Forum y la 12ª edición del Meda Ports & Shipping Summit, así como encuentros empresariales. En esta nueva edición anual, que se consolida como la referencia internacional del mediterráneo, reunirá a centenares de empresarios, inversores, representantes gubernamentales, asociaciones sectoriales, organismos multilaterales y a altos cargos públicos y privados del sector de la logística y del transporte en el Mediterráneo, Europa, África y Asia.

Barcelona volverá un año más a escenificar el espíritu mediterráneo durante 2 días, con la cita anual de la plataforma de mayor afluencia e influencia mediterránea. La celebración de la 17 edición de la Cumbre Mediterránea de Logística, Transporte y Puertos 2019 representa, en cierta medida, el triunfo de acercar a los pueblos y fomentar ideas de desarrollo, la construcción de puentes, conectar gente y empresas. Barcelona, por su situación geográfica, estratégica, así como sus capacidades e infraestructuras, se está consolidando como la referencia del sector logístico y de transporte del mediterráneo. La apuesta por las infraestructuras debe seguir siendo prioritaria, especialmente por el Corredor Mediterráneo y la creación de redes y servicios logísticos de mayor eficiencia.

El comercio mundial se está desplazando y el modelo, que durante siglos vio como potencias marítimas de occidente controlaban los flujos de carga, está dando paso a un futuro más multidireccional y multimodal. China intenta ejercer una mayor influencia en la nueva dinámica del comercio mundial, en particular mediante la Nueva Ruta de la Seda, una iniciativa de billones de dólares que tiene como objetivo formar un nuevo comercio intercontinental, a través de una nueva red de conexiones marítimas y de tierra entre Asia, Europa y África, basado en antiguas rutas comerciales. El transporte marítimo constituye un pilar fundamental de la economía mundial. Por mar circulan el 80% de las mercancías y alrededor del 50% del petróleo; y el Mediterráneo tiene la clave.

La logística es una necesidad para la economía Mediterránea

La mejora de la logística debe ser una prioridad porque es necesaria para recuperar y mejorar la economía. No importa, la industria o cuál sea la naturaleza del negocio, la logística es una necesidad, es sangre para la economía. Tanto en el mediterráneo como a nivel mundial el transporte y la logística afectan directamente a la economía y la competitividad. En algunos países, el impacto de la logística está entre 20-60% sobre los precios. Potenciar y mejorar el sector logístico es necesario. La competitividad también es el resultado de la reducción del tiempo y costes de transporte.

Cada año se mueven 180 millones de contenedores alrededor del mundo

La digitalización puede eliminar los retrasos y las ineficiencias en una industria que mueve 180 millones de contenedores alrededor del mundo cada año. Esto hace que sea necesario crear nuevos marcos o una nueva visión mediterránea para impulsar la integración, una condición imprescindible para el crecimiento. Porque las relaciones entre las dos orillas se basan, en gran medida, en la capacidad de las empresas y del sector privado para incrementar los flujos de inversión, de bienes producidos y comercializados ya que los futuros niveles de empleo, dependerán de la voluntad de invertir en esta apuesta. Fomentar la cooperación económica ayudaría a solucionar muchos problemas crónicos. impulsar la interacción intrarregional, la creación de empleo, la inversión, la promoción del turismo, son las políticas que podrían ayudar a resolver las condiciones socioeconómicas. Se lucharía contra la pobreza y el desequilibrio, la desigualdad.

El mapa del transporte mundial está cambiando, emergen nuevos actores y potencias o regiones evolucionan como centros de distribución internacionales. Liberar el potencial económico de la región es urgente, para ello hay que apostar por la integración y construir una estrategia mediterránea económica y financiera unificada que impulse las inversiones, la construcción, modernización y gestión de las infraestructuras imprescindibles, y le permita crecer y competir con otras regiones.

El coste de la no integración Mediterránea es muy alto, la posible integración cambiaría las tendencias y tendría grandes beneficios para todos. Atraería empresas internacionales, aumentaría las exportaciones e impulsaría la creación de puestos de trabajo y de empresas locales. Esto impactaría positivamente en todos los países de ambas orillas. Pero hay que cerrar las brechas existentes entre ambas orillas. Sin embargo, lograrlo significaría una red de transporte más efectiva, más comercio y desarrollo.

El Mediterráneo es decisivo en los flujos entre Este-Oeste, y es la mejor opción para canalizar las cargas. Hace 2000 años, caldeos, fenicios y cartagineses crearon el primer concepto de Puerto Libre para facilitar el comercio. Hoy, como ayer, el MedaLogistics Summit quiere impulsar el Mare Nostrum como la gran plataforma de logística mundial y apoyar la creación de una red de comunicación terrestre, aérea y marítima. Ello solo puede hacerse realidad, en este escenario de cambios mediante una alianza regional y su asociación con Europa.

Presentar nuevas vías o posibilidades, sumar capacidades y utilizar esta sinergia en la búsqueda de nuevos caminos para la integración regional. Este proceso aporta gran valor a ambas orillas y se convierte en un factor unificador y constructivo para la cooperación y sobre todo la paz, en el Mediterráneo, Nuestro Mar común.

  • Tags