Inmodiario

La libertad comercial de tarifas por pasajero y las acciones destinadas a aumentar el tráfico de viajeros y mercancías son las principales claves que se valorarán en el procedimiento de adjudicación del contrato de gestión y explotación del Aeropuerto Internacional de la Región de Murcia.

El objetivo es conseguir la mejor oferta de promoción y explotación del aeropuerto que permita incrementar los vuelos nacionales e internacionales, aumentar la llegada de turistas, fortalecer la imagen turística y fomentar la generación de riqueza y puestos de trabajo. Se espera generar unos ingresos por valor de casi 500 millones de euros durante los 25 años de concesión.

Además, permitirá al concesionario operar en un régimen de precios privados, con libertad para fijar tarifas más flexibles y competitivas en el área de influencia de Alicante, Murcia y Almería y negociar con las compañías aéreas, a la vez que podrá aplicar un sistema de gestión más eficiente.

De las ofertas económicas presentadas se valorará especialmente la tarifa por pasajero propuesta por el licitador con el fin de que pueda resultar más atractivas para los visitantes a la región. En los pliegos se ha fijado una tarifa mínima por pasajero a percibir por la Administración regional, que irá incrementándose conforme se consolide el aeropuerto y avance el plazo concesional.

Otros de los conceptos que se analizarán serán el Plan Económico-Financiero de las Actividades Aeroportuarias, que habrá de recoger una previsión de pasajeros e ingresos comerciales y de mercancías, y el umbral de tráfico mínimo y máximo para los primeros años de la puesta en funcionamiento que esté adaptado a las previsiones reales de rentabilidad de la explotación del aeropuerto.

También se evaluará la estructura financiera de la sociedad concesionaria que, entre otros requisitos, habrá de tener un capital social mínimo y acompañar una carta de compromiso de financiación de entidades bancarias que estén dispuestas a financiar el proyecto de explotación.

De las ofertas técnicas se prestará especial atención a las medidas incentivadoras del tráfico, que permitan aumentar el número de pasajeros y la entrada y salida de las mercancías a la región a través del aeropuerto, como, por ejemplo, la presentación de compromisos con aerolíneas para establecer vuelos con origen o destino a la región. Y también el Plan de Explotación, que contendrá un estudio de tráfico, los planes de ruta y el desarrollo comercial de las instalaciones, entre la documentación.

Entre los criterios de valoración técnica se valorará el Plan de Certificación de la infraestructura y del gestor del aeropuerto y su puesta en explotación, que incluirá un calendario para la dotación de los servicios y su apertura al tráfico.

Igualmente, se tendrá en cuenta el desarrollo e impulso económico de la Zona de Actividades Complementarias; el mantenimiento y conservación del aeropuerto; y la incorporación de mejoras medioambientales durante la explotación, que redunden en mejorar la calidad del aire y aguas y disminuir el ruido de la actividad aeroportuaria.

El principal objetivo de los pliegos es incentivar la llegada de turistas, para lo cual recogen reducciones del 5 por ciento para favorecer que se alcance un mayor tráfico de pasajeros e impulsar la desestacionalización del turismo.

Así, se aplicará una rebaja del 5 por ciento de la tarifa ofertada si se superan los 2,5 millones de pasajeros anuales y otra disminución de la misma cuantía si la cifra de pasajeros es de más de 400.000 en los meses de enero, febrero, noviembre y diciembre.

  • Tags