Inmodiario

En plena polémica por la deriva secesionista de Cataluña, el Ministerio de Fomento tiene que seguir apostando fuerte por las infraestructuras comprometidas en esta comunidad autónoma.

Una de ellas, el compromiso de construir nuevos enlace ferroviarios de ancho europeo para conectar los muelles del puerto de Barcelona con la frontera francesa, hasta ahora paralizado, tiene todos los visos de que se va a reactivar en los próximos meses.

Fue una de las condiciones impuestas por la multinacional Hutchinson Port Holdings para invertir unos 175 millones de euros en ampliar la nueva terminal del puerto de la Ciudad Condal. Y la semana pasada, al confirmar dicha inversión tras reunirse en el Ministerio con la ministra Ana Pastor y otros altos cargos, parece que el compromiso del Gobierno se llevará a cabo.

La terminal BEST (Barcelona Europe South Terminal) es la principal apuesta en España de Hutchinson, que escogió el emplazamiento de la capital catalana para ser su referente en el Sur de Europa y dominar la zona del Mediterráneo. Arrancaba a finales de septiembre de 2012 con 60 hectáreas de superficie, 1.000 metros de línea de atraque y un calado de 16,5 metros de profundidad. Ahora, con la ampliación se sumarán 40 hectáreas más y 500 metros de línea de atraque.

Hasta ahora Fomento, por falta de recursos, había incumplido sus compromisos y únicamente ha invertido 2,5 millones en construir unas vías provisionales que conectarán la terminal con la línea de ancho europeo del AVE que también están utilizando los trenes de mercancías.

El proyecto de los accesos lleva pendiente más de cinco años y todavía no se sabe si se realizarán con financiación pública o privada. Los 1.500 metros de línea de muelle para descargar varios barcos a la vez y las ocho vías de tren configuran la mayor estación ferroviaria portuaria, sin embargo, todas estas vías y todos estos trenes sólo tiene salida a través de una vía bidireccional, la que ahora se trataría de ampliar con las obras que debe acometer Fomento.

Cuando se finalicen estos accesos, el Puerto de Barcelona será el único de toda España conectado con la red europea de ferrocarril en ancho internacional. Además de ser el proyecto portuario más avanzado tecnológicamente del Mediterráneo, ya que la terminal puede canalizar contenedores transportados en camión, tren y barco y está dotada con un sistema que permite que buena parte de los procesos estén automatizados.