Inmodiario

El presidente de Cantabria, Ignacio Diego; el alcalde de Torrelavega, Ildefonso Calderón y técnicos de la empresa pública Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) han presentado tres alternativas para acometer la integración urbana del ferrocarril a su paso por la ciudad de Torrelavega, centradas, por un lado, en el soterramiento del vial en donde se encuentran los pasos a nivel, en el soterramiento completo del tráfico ferroviario o en la construcción de un viaducto elevado.

Las propuestas planteadas suponen, para el presidente Diego, una "oportunidad única" que es "trascendental para el futuro de Torrelavega, porque "se apoya en certezas en torno a tres alternativas" y en el compromiso de Adif de que "asumirá cualquiera de las alternativas que decida Torrelavega porque será la ciudad quien adopte la decisión".

El presidente ha expresado su aspiración de "ver cumplido cuanto antes un sueño de Torrelavega que ahora se acerca a la realidad "gracias al trabajo, al esfuerzo, capacidad de persuasión" del Gobierno de Cantabria y del Ayuntamiento de Torrelavega, así como a "la claridad de la idea de que el proyecto es un objetivo prioritario para Cantabria".

Ignacio Diego se ha reunido con los portavoces de los grupos municipales para presentarles las alternativas a la integración ferroviaria y solicitar que sea la ciudad quien tome la decisión. Una vez se la transmita al Gobierno, ha explicado el presidente, "nos sentaremos con Adif para firmar los documentos de compromisos  financieros y de plazo y un cronograma para la ejecución de la obra".

En la reunión han participado el alcalde de Torrelavega, Ildefonso Calderón; el director general de Explotación y Construcción de Adif, Antonio Gutiérrez; el director de planificación funcional de la red de acceso a ciudades de Adif, Eduardo Molina; el consejero de Obras Públicas y Vivienda, Francisco Rodríguez Argüeso, y  el delegado del Gobierno en Cantabria, Samuel Ruiz, así como los portavoces de los grupos políticos municipales.

Tras casi un año de estudios y análisis de las diferentes soluciones que se han aplicado en ciudades españoles un diseño urbano parecido al de Torrelavega, las soluciones propuestas tienen "ventajas comparativas", ha subrayado el presidente de Cantabria, atendiendo a criterios de inversión y agilidad administrativa y a las dificultades que se han ido encontrando relacionadas fundamentalmente con la hidrología.

La primera alternativa es eliminar los pasos a nivel en el Paseo del Niño y en la calle Pablo Garnica con un soterramiento del vial y manteniendo la línea férrea en el nivel que está en la actualidad. "Desaparecen los pasos a nivel, los inconvenientes de peatones y vehículos con un coste de entre 9 y 10 millones de euros, que serían íntegramente financiados por Adif", ha explicado Ignacio Diego. Sería este organismo público quien se encargaría de los proyectos técnicos y de la tramitación para lograr el inicio de las obras más probablemente a comienzos de 2015.

La segunda alternativa es dar continuidad al proyecto básico estudiado hasta ahora de  soterramiento, con un coste mínimo de 80 millones de euros y "con probabilidad de que supere esta cifra por las múltiples incertidumbres técnicas que han sido ya estudiadas en profundidad", ha explicado Ignacio Diego.

Consistiría en la excavación una larga zanja, superando los acuíferos y arroyos que hay en la zona, y en crear una superficie exterior que se pueda destinar a usos libres o a ciertos servicios puntuales. Esta solución necesita trámites más largos, ya que se afecta a los cursos de agua  que atraviesan el centro de Torrelavega en su camino hacia el Saja-Besaya. Es una zona con afloramientos de agua a muy poca distancia del suelo, por lo que se requieren unas obras de especial envergadura y el proyecto se terminaría en un plazo mayor.

La tercera alternativa nace, según ha explicado el presidente regional, de los técnicos de Adif al observar las "muchas y graves incertidumbres" que hay en torno al soterramiento. Supondría la construcción en el mismo trazado actual de un viaducto, apoyado sobre columnas y una losa, consiguiendo la permeabilidad mediante la elevación de la vía férrea e insonorizando el tránsito del tren, con lo que el espacio se gana en el nivel de calle a modo de "soportal lineal", ha afirmado Diego.

En este caso, similar al modelo adoptado en Jerez de la Frontera, se da la "garantía" de que acústicamente no daría ningún problema y se garantiza asimismo la "integración urbana absoluta en la misma medida que en el soterramiento cosiendo totalmente la ciudad en todo el trazado".

Tal y como ha explicado el presidente y los técnicos de Adif tiene un  coste "más cierto porque las incertidumbres son muchas menos, el plazo de ejecución es mucho más corto", de un máximo de 18 meses y un presupuesto de unos 29 millones de euros. Las obras tendrían una mínima afección en el transcurrir diario de la ciudad,  requiere menos tiempo de trámites administrativos y una declaración de impacto ambiental mucho más corta.

En el segundo y tercer caso, el coste de la obra sería asumido, en un 50 por ciento, por Adif, en un 30 por ciento por el Gobierno de Cantabria y en un 20 por ciento por el Ayuntamiento de Torrelavega.