Inmodiario

Madrid. La implantación de nuevas tecnologías, la formación, una metodología adecuada y sobre todo un cambio de actitud son los requisitos que José Luis Jimeno, director general de la firma Noteges, ve imprescindibles para relanzar un sector acostumbrado a la venta sin esfuerzo.

Los últimos quince años han sido sin duda la panacea para un sector que veía cómo los inmuebles se vendían solos. El agente inmobiliario era visto como un ave de rapiña que prácticamente se limitaba a extender la mano para cobrar comisiones sobre ventas en las que muchas veces prácticamente no había intervenido. Hasta 2008, cada vivienda tenía una media de seis potenciales compradores, lo cual hacía la venta prácticamente segura. Esta “vida fácil” provocó que el sector inmobiliario se convirtiese en un cajón de sastre donde cualquiera podía hacerse agente sin ningún tipo de formación. El agente era un simple intermediario que se limitaba a enseñar algunas viviendas y a cerrar la venta de manera casi automática.

Los cambios de los últimos dos años, han provocado un stock de hasta ocho viviendas por cada comprador disponible, produciendo vendedores que están dispuestos a bajar precio fácilmente.

¿Qué ha ocurrido con el agente inmobiliario?

Simplemente, el propio peso de las circunstancias ha hecho que desaparezca el 82% de estos intermediarios, barriendo a todos aquellos que no estaban preparados.

Pero todavía queda un 18% del sector en la brecha, y aunque se estima que todavía desaparecerán algunos más, hay una minoría que ha comprendido que es necesario profesionalizar el sector y ha empezado a trabajar para adaptarse al nuevo contexto. Los inmuebles ya no se venden solos, hay que salir a venderlos, y sobre todo crear unión en un sector que hasta ahora campaba a sus anchas.

Tres son los puntales sobre los que debe asentarse el nuevo agente inmobiliario: las nuevas tecnologías, ya que todavía se sigue trabajando en algunas agencias con fichas de papel, la formación, imprescindible pues en todos los casos hay que enfrentarse a un propietario que no quiere bajar precios y a un comprador que tendrá miedo de tomar la decisión, y una metodología adecuada para aprender a ofrecer al cliente aquello que necesita. Éstas son las propuestas sobre las que se basa el método desarrollado por José Luis Jimeno, director  general de la firma Noteges, un innovador en la gestión inmobiliaria que ya vio en 2005 la necesidad de cambiar un sector que vivía anclado en su propio bienestar. “A pesar de la tragedia que está viviendo este sector, existe un 20% que todavía está vivo, y muchos han comenzado a remontar de nuevo en el momento en que han comprendido que deben formarse para adaptarse a la nueva situación”, dice Jimeno.

“El agente inmobiliario debe empezar a crear bases de datos adecuadas y dinámicas, y además aprender a compartirlas con el resto del sector. Ser celosos de la información, en estos momentos, es cavar la propia tumba”, explica Jimeno cuando le preguntamos cuál es el secreto para el espectacular aumento de ventas que están teniendo las agencias que adoptan su método.

Esta nueva tecnología permite al agente acceder, no sólo a su propia base de datos de vendedores y compradores, sino a la de su competencia compartiendo porcentajes de venta a través de la MLS Noteges (Listado de Servicio Múltiple).

Ésto, unido a un innovador método de trabajo, ha permitido alcanzar niveles de ventas impensables en estos momentos antes de su implantación. José Luis Jimeno pone como objetivo a aquellos agentes que aplican el método Noteges una media de ventas de una vivienda por semana, cifra espectacularmente alta comparada con las 17 semanas para conseguir una venta que es el promedio del sector en la actual situación de crisis.

“Es muy importante también” – nos dice Jimeno – “tratar de animar a un sector que está en este momento absolutamente deprimido. La actitud a la hora de vender es imprescindible y si uno piensa que no podrá…realmente no podrá”.

Este es el motivo por el que Noteges celebrará los días 12 y 13 de noviembre su convención sobre Karate Inmobiliario, donde se darán cita casi cuatrocientos profesionales para aprender este innovador método, compartir experiencias y escuchar las enseñanzas de destacadas personalidades como José Mª Aznar, Leopoldo Abadía, Álex Rovira y el que fuera director de Al filo de lo imposible Sebastián Álvaro, entre otros.

CONVENCION 2010 KÁRATE INMOBILIARIO: programados para el éxito. 12 y 13 de noviembre en el Hotel Meliá Castilla (Madrid).

Más información en https://www.inmodiario.com/?mod=links&op=go_external&idc=9651&url=http://www.convencion2010noteges.com/

Un encuentro con ocho ponentes de máximo nivel mundial: JOSÉ Mª AZNAR, LEOPOLDO ABADÍA, ÁLEX ROVIRA, SANTIAGO ÁLVAREZ DE MON, SEBASTIÁN ÁLVARO, MOISES RUIZ, LAURA DE MIGUEL y JOSÉ LUIS JIMENO.

La convención preparada por Noteges para los días 12 y 13 de noviembre recibe el nombre de Kárate Inmobiliario porque quiere transmitir la necesidad de aprender a defenderse cuando el mercado se pone “duro”. Para ello se darán cita por un lado destacados ponentes que tratarán de cambiar la actitud de este sector tan castigado, y por otro José Luis Jimeno, director general de Noteges, explicará su novedoso método de trabajo.

Programa

Viernes 12 noviembre

12h a 13.30h El efecto Samurai. D. José Luis Jimeno

15.30h a Conquistando tus objetivos. El lenguaje de la visualización. Dra. Laura de Miguel

18h a 18.50h Redes sociales, Facebook Inmobiliario. D. Moisés Ruiz

19h a 20.30h La hora de los sensatos. D. Leopoldo Abadía

 Sábado 13 noviembre

 9.30h a 11h Kárate Inmobiliario, I Dan. D. José Luis Jimeno

11.45h a 12.50h Desde la adversidad. D. Santiago Álvarez de Mon

13h A 14.30h Hacia dónde vamos. D. José Mª Aznar

17h a 17.50h Taller ¿Cómo lo haces? D. José L. Jimeno y testimonios de varias personas del sector.

18h a 19.45h Cooperar en lugar de competir. D. Álex Rovira y D. Sebastián Álvaro

JOSÉ LUIS JIMENO y NOTEGES

José Luis Jimeno es Agente Inmobiliario desde 1987 donde se inició con una pequeña promotora en la ciudad de Sevilla. Arruinado en dos ocasiones en este negocio, obtuvo la experiencia para poder enseñar algunas cosas que hay que hacer para triunfar en este sector, y sobre todo muchas de las que no hay que hacer. En 1993 inició el desarrollo de un software informático propio que le permitió empezar a remontar después del descalabro.

Desde 1995 cuenta con ingenieros informáticos en plantilla que le permiten manejar una herramienta en constante evolución, llegando a crear una nueva línea de negocio más importante que la de la propia inmobiliaria. Esto motivó que en 2003 Jimeno comenzase a preparar la adaptación de la empresa para la comercialización de dicha plataforma, que se llevó a cabo a partir de 2005, y la empresa pasó a llamarse Noteges. A día de hoy Noteges cuenta con una red de 950 profesionales repartidos por todas las provincias Españolas, más de 40 en México, y está abriendo actualmente mercado en Argentina, Chile y Uruguay. El objetivo de Noteges es introducirse durante lo próximos años en todos los países de habla hispana.