Inmodiario

El perfil del agente inmobiliario del futuro pasa por la digitalización y conocimientos de consultoría, derecho, finanzas e inversión.Es una de las profesiones mejor pagadas en España que atrae mucho interés entre los jóvenes.

Los últimos datos publicados sobre empleo en España informan sobre el creciente interés en la profesión de Agente Inmobiliario. La facilidad para trabajar como profesional del sector, al no exigirse titulación ni capacitación oficial, así como las buenas condiciones económicas atraen a muchos jóvenes. Sin embargo, la Asociación Madrileña de Empresas Inmobiliarias (AMADEI) considera necesaria una mayor profesionalización del agente inmobiliario, una actividad que va a experimentar una reconversión en los próximos años que exigirá a los profesionales estar preparados.

Según Miguel Ángel Gómez, presidente de AMADEI "la profesión está en auge, pero va a demandar una mayor formación de los agentes inmobiliarios, cuya labor de intermediación va a caer en desuso por las nuevas tecnologías y deberán, por tanto, aportar un valor añadido con conocimientos de consultoría, jurídicos, finanzas o inversión".

Si quiere ser competitivo y ofrecer garantía de profesionalidad a sus clientes, el agente inmobiliario del futuro deberá formarse continuamente, saber de economía, conocer el mercado y la legislación vigente, además de dominar las herramientas tecnológicas y tener presencia en web y redes sociales. Sin dejar de lado las capacidades tradicionales necesarias para culminar con éxito cualquier transacción inmobiliaria como la confianza, capacidad de negociación y adaptación, perseverancia, dinamismo y empatía para proporcionarle al cliente lo que necesita.

También deberá tener concertados seguros de responsabilidad civil y caución, a fin de alcanzar las más altas cotas de fiabilidad y seguridad para el consumidor.

La atención a los clientes en formato online, es una realidad por tanto, "tenemos que incrementar nuestras capacidades para que el cliente se sienta igual de bien atendido que en formato presencial" ya que desde la comunicación, la atención y la visualización de los inmuebles es completamente distinta pero, no por ser digital debe disminuir la calidad.

Fuerte demanda laboral

En el último año, con los datos del paro en aumento, la de agente inmobiliario es una de las profesiones que mejor ha conseguido capear la crisis en un sector que, a pesar de la Covid-19, no ha parado de crecer. La red profesional LinkedIn en su estudio Empleos en auge, que identifica cuáles son los perfiles laborales más solicitados en España, le da un incremento del 49% durante el 2020 y le augura un nuevo crecimiento para este año. La evolución futura del mercado de la vivienda todavía es incierta, pero todos los analistas coinciden en que el fin de la pandemia propiciará un aumento de las transacciones inmobiliarias que va a suponer un nuevo impulso a la actividad.

El incremento de la demanda laboral se ha visto también propiciado por ser una de las ocupaciones preferidas de los autónomos y un trabajo muy adecuado para ejercerlo por cuenta propia. Además de ser una de las actividades que proporciona mejores sueldos con un promedio de 55.856 euros anuales, según el Estudio de Remuneración Salarial 2021 de MichaelPage.